martes, 26 de julio de 2011

Vinagre de frambuesa

Hace tiempo que quería publicar esta "receta" porque hace ya bastante tiempo que hago este vinagre en casa, o más bien, que aromatizo este vinagre en casa, porque eso es exactamente lo que hago: añadir unas cuantas frambuesas al vinagre de manzana y esperar a que éstas tiñan de color rojo y llenen de aroma el, ya de por sí, vinagre de manzana.


Se puede utilizar al igual que los otros vinagres, sobre todo para aliñar ensaladas, aunque también tiene usos más culinarios.

Como acabo de decir, no se trata de hacer fermentar zumo de frambuesa para luego convertir el alcohol en ácido acético, ni nada por el estilo. Mucho más sencillo que todo eso. Pero vamos con la receta...

Vinagre de frambuesa

INGREDIENTES:
- 1/2 kg de frambuesas frescas
- 1 litro de vinagre de manzana (preferiblemente ecológico)

PREPARACIÓN:
1- Se pesan las frambuesas y se echan en un frasco de cristal de cierre hermético, sin lavarlas para evitar que lleven agua.

2- En función del peso de las frambuesas se calcula 1 litro de vinagre de manzana por cada 500 g de frambuesas, que se vierte por encima de las frambuesas (en mi caso, por ejemplo, usé 1.320 ml de vinagre de manzana para 660 g de frambuesas).

3- Se cierra herméticamente el frasco y se deja reposar durante un mes.

4- Al cabo de este tiempo (tiene que verse un vinagre limpio y transparente) se filtra por colador de trapo para limpiar todas las impurezas y se embotella.


PUNTUALIZACIONES:
- Es conveniente que las frambuesas estén lo más limpias posibles y que no lleven restos de polvo o de tierra, porque a pesar de que quedarían atrapados en el colador de trapo a la hora de filtrar, podrían dar sabores desagradables al vinagre. Si las frambuesas son compradas, se supone que ya vendrán limpias.

- No se debe apretar el colador de tela con las frambuesas dentro para tratar se sacar la mayor cantidad de vinagre posible. Yo lo he hecho alguna vez y el resultado es un vinagre bastante turbio y con bastante sedimento en el fondo. Para obtener un vinagre transparente bastará con filtrar y dejar que salga hasta la última gota por su propio peso.

- El vinagre que yo utilizo es el de manzana, también llamado vinagre de sidra (para obtener ácido acético del jugo de la manzana primero habrá de fermentar, con lo cual ya obtenemos la sidra). La principal ventaja que tiene el vinagre de manzana con respecto al de vino es que el de manzana contiene además de ácido acético, presente en todos los vinagres, ácido málico que ejerce un efecto laxante y depurativo en el cuerpo. Aunque el ácido málico se encuentra en todas las frutas ácidas, es la manzana (Malus domestica) la que le da su nombre. El ácido málico es más suave que el ácido acético, por eso el vinagre de manzana es un poco más suave que el vinagre de vino.

- Las frambuesas que yo utilizo son de la misma variedad que las que uso para hacer mi mermelada de frambuesa. Son algo más grandes que las que se pueden encontrar en el supermercado, y su sabor es algo más ácido, de ahí que hagan una mermelada y un vinagre exquisitos, no siendo igual de buenas para comer frescas.


- Hay que evitar las frambuesas demasiado maduras o pasadas, porque podrían echar a perder todo el vinagre.

- Si se quiere hacer un vinagre un poco más fuerte, se puede utilizar vinagre de manzana y vinagre de vino blanco a partes iguales. Eso sí, de un buen vinagre, sea de manzana o sea de vino, saldrá un buen vinagre de frambuesa, y viceversa.

- No es necesario guardar el frasco con las frambuesas y el vinagre en sitio fresco. Es más, se dice que es conveniente que el vinagre macere al sol. Yo lo dejo en la bodega y sin mayor problema.

- Para embotellar este vinagre resultan muy prácticos guardar los frascos de cristal de vinagre comercial, eso sí, bien lavados y perfectamente secos. Yo aprovecho los de vinagre balsámico de Módena, de 250 ml, que además tienen un dosificador que deja salir la cantidad precisa de vinagre a la hora de aliñar.


- Las botellitas de vinagre sí es conveniente guardarlas en sitio fresco. Allí, bien cerradas, aguantarán perfectamente todo el año. Una vez empezada cada botella es conveniente guardarla en la nevera (ésa es la recomendación que da el fabricante del vinagre de manzana que uso como base).

- La mayoría de recetas de vinagre de frambuesa que se ven por la red utilizan vinagre de vino (blanco), están aromatizadas con canela o con brandy, hay que calentar al fuego el vinagre para luego dejarlo enfriar, etc. Esta receta es mucho más sencilla, pero el vinagre resultante es delicioso.

Si tenéis frambuesas en casa os animo a que probéis a hacer este vinagre. Es una manera distinta de utilizar las frambuesas y es un vinagre distinto a la hora de aliñar una ensalada.

4 comentarios:

  1. Hola se puede hacer lo mismo pero con aceite de oliva?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Atenea.

      La verdad es que nunca lo he hecho, pero me imagino que sí se puede. Quizás el próximo año, cuando vuelva a ser la temporada de frambuesas, me anime a probar.

      De todos modos, aquí te dejo un enlace donde encontrarás 6 recetas de aceite de oliva aromatizado, por si te interesa alguna de ellas: http://www.gastronomiaycia.com/2014/03/03/aceites-aromatizados-caseros/

      Un saludo ;)

      Eliminar