domingo, 3 de febrero de 2013

Tiramisú de castañas

La receta de hoy es la revisión "acastañada" de uno de los postres más conocidos de la cocina italiana: el tiramisú. La idea consiste en añadir puré de castañas a la crema de tiramisú, aportando el característico sabor de la castaña, pero sin enmascarar los otros sabores propios del tiramisú, como son el cacao o el café.

Tengo que decir que la idea de este tiramisú no es mía, sino de Rubén Amorín, del blog Ni mata ni engorda (para los que aún no conozcáis este blog os recomiendo una visita, porque merece la pena). A pesar de que me he inspirado en esta receta, he hecho mi propia versión sin nata que, para mí, resulta un poco más ligera y suave.

Además, en lugar de usar los típicos biscotti savoiardi o galletas saboyanas (conocidos en España como bizcochos de soletilla) como manda la tradición, he usado galletas, y me gusta especialmente la textura y el sabor de las galletas Digestive.

INGREDIENTES (para 4 personas):
- 4 galletas Amaretti
- 8 galletas Digestive de naranja
- 250 g de queso mascarpone
- 100 g de puré de castañas
- 2 huevos (separadas yemas y claras)
- 75 g de panela (o azúcar moreno)
- Una taza grande de café
- Cacao en polvo

PREPARACIÓN:
1- Se prepara una taza grande de café. Se echa en un plato hondo y se deja enfriar.

2- Para preparar la crema de tiramisú, en un bol se baten las yemas de huevo con la panela hasta que quede una masa de color marrón clarito. A continuación se añade el mascarpone y el puré de castañas y se mezcla bien con las yemas y la panela.

3- Se montan las claras de huevo a punto de nieve con una pizca de sal. Una vez montadas se añaden a la masa de mascarpone con mucho cuidado, siempre con movimientos envolventes para que el aire retenido en las claras de huevo no se escape y el resultado sea una crema esponjosa.

4- Se escogen las 4 copas donde se va a presentar el tiramisú. En el fondo de cada una se echa una cucharadita de crema de tiramisú y, con ayuda de un colador, se espolvorea con cacao en polvo. Se mojan las 4 galletas Amaretti en el café y se colocan encima de la capa de tiramisú. Se vuelve a espolvorear con cacao y se cubre con otra capa de tiramisú.

5- Se ponen dos capas más de galleta Digestive, cacao, tiramisú, cacao.

6- Se meten las copas en la nevera. En el momento de servir, se espolvorea con una última capa de cacao o se decora con unas virutas de chocolate.

PUNTUALIZACIONES:
- El puré de castaña que yo he utilizado es el de la marca ourensana Cuevas (lo he comprado en Carrefour al precio de 2,70€ el bote de 245 gramos), aunque si preferís hacerlo vosotros mismos, podéis seguir las indicaciones del blog de Rubén: Crema de castañas.

- Antes de mojar las galletas en café debemos asegurarnos de que son de menor diámetro que las copas y que, por tanto, nos van a caber sin problema. Resultan muy útiles los cortapastas para reducir el diámetro de las galletas.

- El mascarpone es preferible que sea de buena calidad, porque será determinante en el resultado final del postre. Un mascarpone barato nos puede arruinar un buen tiramisú. Por supuesto no es necesario usar gelatina. Insisto en que si el mascarpone es de buena calidad quedará una crema con una buena consistencia.

- Igualmente, es conveniente utilizar cacao puro sin azúcar y de buena calidad (NO, el Colacao NO sirve!!).

- Si no se encuentran las galletas Amaretti se pueden usar las mismas Digestive de naranja u otras que tengamos por casa o, simplemente, prescindir de esta capa de galletas.

- En la crema de tiramisú se puede añadir Amaretto (Disaronno Originale es la marca más conocida) o cualquier otro licor, bien de castañas, de café o cualquier otro que nos guste. También se puede añadir en el plato de café, aunque su aroma quedará más diluido. A la hora de usar algún licor, hay que tener en cuenta si los niños van a tomar postre, y evitarlo si es así.

- Con el café pasa lo mismo. Aunque la cantidad de cafeína no es muy elevada, hay que tener en cuenta que, si hacemos el tiramisú para tomar por la noche, a algunas personas (y no solo a los niños) podría afectarle. Una alternativa es utilizar café descafeinado y así todos contentos...

- En lugar de presentarlo en copas también se puede hacer en una fuente y luego cortar las raciones. De este modo se pueden servir las raciones del tamaño que elija cada uno.

- A la hora de meter el tiramisú en la nevera es conveniente taparlo con film de cocina, para evitar que tome los olores de otros alimentos que tengamos guardados en la nevera (sobre todo si tenemos pescado o marisco).

- La última puntualización es que al tiramisú (al igual que todas aquellas cremas que llevan clara de huevo montada, como por ejemplo las mousses) no le gustan los desplazamientos en coche. Es decir, no es conveniente hacer tiramisú en un lugar y luego transportarlo en coche hasta otro lugar, porque el "magreo" y las vibraciones del coche podrían hacer que la masa se bajase y quedase casi líquida.

Lo dicho, una revisión de un clásico que a nosotros nos encanta...

8 comentarios:

  1. Me encanta el tiramisú Manu!! pero la próxima vez lo haré con tu receta porque tiene que estar buenísimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bego. Si te gusta el tiramisú, éste te encantará, seguro!!
      (Si lo pruebas ya me cuentas, eh?) ;)

      Eliminar
  2. Esta receta me ha llegado al alma. No soy mucho de dulces pero el tiramisú me encanta.
    Lo voy a preparar como lo has hecho tú.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conchi. Éste no lleva setas, pero está tan bueno como si las llevase...jajaja.
      Ya me contarás cuando lo pruebes ;)

      Eliminar
  3. Que rico Manu! Hay que probar esta versión de tiramisú acastañado! Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Loly. Prueba, prueba, y ya me contarás...jeje ;)

      Eliminar