sábado, 5 de noviembre de 2011

Tarta de Santiago

A pesar de que la gastronomía gallega no es conocida precisamente por los postres, sí hay algunos que merecen verdaderamente la pena. Hoy vamos con uno de ellos, quizás el más emblemático de nuestra gastronomía: la tarta de Santiago.


Y no deja de resultar paradójico que una tarta a base de almendras sea la tarta más famosa de Galicia, precisamente porque Galicia no es tierra de almendros ni lo ha sido tradicionalmente. A pesar de todo ello, goza del sello de Indicación Geográfica Protegida "Tarta de Santiago" desde marzo de 2006, como queda recogido en el BOE del 23 de marzo, y donde aparecen tanto los ingredientes como las proporciones que debe llevar esta tarta para ser considerada una auténtica tarta de Santiago. Aunque es una tarta original de Santiago de Compostela, quedan amparadas bajo esta indicación todas las tartas elaboradas en la comunidad gallega.


Aunque ya se tiene constancia de esta tarta en documentos del siglo XVI (por aquel entonces llamada "torta real"), no fue hasta 1924 cuando se empezó a poner la cruz de Santiago sobre su superficie. La pastelería "Casa Mora" de Santiago (en la actualidad Pastelería Mercedes Mora: Rúa do Vilar, 50, Santiago de Compostela) fue la primera en hacerlo, y desde entonces se presenta siempre con este dibujo característico.


Esta cruz con forma de espada se cree que tiene su origen en las cruzadas, cuando los caballeros llevaban una cruz con la parte inferior afilada para poder clavarla en el suelo y realizar sus oraciones diarias. Es el emblema de la Orden de Santiago desde el siglo XII.

La receta que yo pongo está sacada del libro Mis recetas favoritas de Karlos Arguiñano (Bainet Editorial, 2004), libro en el que hace un repaso por las diferentes cocinas regionales de toda la geografía española y, como no, en Galicia no podía faltar esta tarta.


Tarta de Santiago


INGREDIENTES:
- 4 huevos
- 250 g de azúcar
- 250 g de almendras molidas
- Ralladura de un limón
- Canela en polvo (al gusto)
- Azúcar glas


PREPARACIÓN:
1- Precalentar el horno a 180ºC. Preparar un molde desmontable con mantequilla y harina y reservar.

2- En un bol batir los huevos con el azúcar durante 2 o 3 minutos, hasta que tengan un color pálido. Añadir la ralladura de limón, la almendra molida y la canela.

3- Verter en el molde e introducir en el horno caliente durante unos 35 minutos, o hasta que se vea que está hecha.

4- Mientras está la tarta en el horno, se puede descargar aquí la plantilla de la cruz de Santiago para luego espolvorear el azúcar glas. Imprimir y recortar.

4- Sacar del horno, dejar enfriar y desmoldar. Una vez completamente fría, se coloca encima de la tarta la cruz de Santiago y se espolvorea con azúcar glas. Se retira la cruz con cuidado y se guarda para la próxima vez (que sin duda la habrá...)


PUNTUALIZACIONES:
- Puede hacerse con forro o sin forro. El forro se puede hacer con masa de hojaldre o con masa quebrada (brisa). A nosotros nos gusta más sin forro y, además, resulta mucho más sencilla de elaborar.

- La cantidad de canela molida que yo pongo en esta tarta es de una cucharadita de postre, pero esta cantidad se puede variar al gusto.

- Debe quedar con una textura húmeda y jugosa por dentro, pero bien cocida por fuera.


Una tarta sencillísima pero deliciosa. Un buen remedio contra la morriña para todos los gallegos que están en la diáspora, una manera de estar un poquito más cerca de casa...

2 comentarios:

  1. Hola Manu:


    No sólo nos aportas una de las tartas más representativas de la gastronomía española ( yo creo que la conoce todo el mundo) sino que además nos enseñas un poquito de historia. A mi me encanta esta tarta y la haga muy parecida a la tuya. Gracias

    ResponderEliminar
  2. A nosotros también nos encanta esta tarta, y un poco de historia no viene nada mal...jj

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar