sábado, 29 de mayo de 2010

Pulpo a la plancha

Hoy vamos con una receta sencillísima pero al mismo tiempo muy buena, una receta que si probáis, a buen seguro repetiréis: pulpo a la plancha.


Ya he contado en alguna ocasión que en tierras gallegas el pulpo se considera un manjar. El archifamoso pulpo á feira consiste simplemente en pulpo cocido, aliñado con pimentón, buen aceite de oliva y una pizca de sal gorda. Si se acompaña con unos cachelos (patatas) cocidos en la misma agua del pulpo o simplemente con un trozo de un buen pan de Cea, entonces se convierte en un plato espectacular.

Pero, aunque el pulpo se consume por toneladas en Galicia, paradójicamente la inmensa mayoría de gallegos lo han comido de la misma manera durante toda su vida: á feira, y es una pena porque la verdad es que este cefalópodo da para mucho más. Y eso es lo que vamos a hacer hoy, probar a cocinarlo de una manera algo diferente.

Pulpo a la plancha


INGREDIENTES (para 2 personas):
- Un pulpo pequeño
- 4 ó 5 patatas
- Aceite de oliva virgen extra
- Pimentón (dulce o picante, al gusto)
- Perejil picado
- Sal Maldon

PREPARACIÓN:
1- Si, como yo, tenéis la suerte de poder comprar el pulpo cocido en la feria o en alguno de los puestos que cada domingo se colocan en multitud de puntos de la ciudad, pedid dos raciones, pero sin picar y sin aliñar. Llevadlo a casa y dejad que se enfríe completamente.
Si no es así, coced el pulpo durante 40 ó 45 minutos o hasta que esté tierno y dejadlo enfriar.

2- Una vez el pulpo esté frío separamos los brazos, cortamos la parte delantera (el extremo) y reservamos. Cogemos la parte trasera del tentáculo (la más gruesa), colocamos un cuchillo bien afilado entre las dos filas de ventosas y cortamos a lo largo para separar ese trozo en dos partes alargadas. Vamos repitiendo esta operación con todos los tentáculos del pulpo.


3- Ponemos una plancha antiadherente al fuego y dejamos que se caliente bien. Mientras, rociamos los trozos de pulpo con aceite de oliva e impregnamos por todas partes. Cuando la plancha esté bien caliente colocamos los trozos de pulpo y dejamos que se marquen por los dos lados.

4- Mientras se asa el pulpo, preparamos el aliño. Para ello echamos en un cuenco aceite de oliva virgen extra y perejil picado y mezclamos bien.

5- Una vez el pulpo esté listo, lo colocamos en una fuente, lo espolvoreamos con pimentón, rociamos con la mezcla de aceite y perejil, y una pizca de sal Maldon.

6- Servir inmediatamente y disfrutar...


PUNTUALIZACIONES:
- Como ya he mencionado antes, el mejor acompañamiento para este plato son unos cachelos cocidos en la misma agua del pulpo, o simplemente un buen trozo de pan del día. Nosotros solemos cocer unas patatas al vapor, que también están deliciosas aliñadas del mismo modo que el pulpo.


- Es importante dejar que el pulpo se enfríe de todo después de cocido, porque de este modo evitamos que se desprenda la piel cuando se esté asando en la plancha.

- La piel debe quedar crujientita, pero no se debe quemar.


Lo dicho, un plato sencillísimo pero no por ello de baja categoría, sino todo lo contrario...

No hay comentarios:

Publicar un comentario