lunes, 27 de diciembre de 2010

Muffins de calabaza y almendra

La receta que publico hoy parece una reedición de los muffins de calabaza de Jamie Oliver que ya había publicado hace algún tiempo, pero esta vez los ingredientes cambia un poco, aunque sigue apareciendo la calabaza cruda como ingrediente principal.


Esta vez la receta no es de Jamie Oliver, aunque su autora, Harry Eastwood, también es inglesa y también tiene un programa de cocina en la tele. Está sacada de su libro Red Velvet Chocolate Heartache: The ultimate feel-good book of natural cakes that taste naughty


La diferencia con los muffins de Jamie Oliver es que los que traigo hoy no llevan ni nueces picadas ni aceite, y la harina de trigo es sustituida por harina de arroz y harina de almendra. Por lo demás, el proceso de elaboración es bastante similar.

Tengo que decir que yo encontré esta receta en el blog Bocados de Cielo, y que éste, a su vez, sacó la receta del blog Time4Tea. Una muestra de que la receta es buena es que se va pasando de blog en blog (esperemos que no termine su recorrido en el mío...jj).

Muffins de calabaza y almendra


INGREDIENTES (para 12 muffins):
- 200 g de calabaza cruda
- 160 g de azúcar
- 100 g de harina de almendra
- 100 g de harina de arroz
- La ralladura y el zumo de una naranja
- 2 huevos
- 4 g (2 cucharaditas de café) de levadura sin aluminio
- Una pizca de sal
- Azúcar glas para espolvorear una vez fríos

PREPARACIÓN:
1- Se precalienta el horno a 180ºC. Se tritura la calabaza lo más finamente posible. Se reserva.

2- Se baten los huevos con el azúcar hasta obtener un color amarillo pálido. Se añade la calabaza triturada cruda, las harinas de almendra y de arroz, la levadura, la sal, la ralladura y el zumo de naranja. Se mezcla todo bien.

3- Se reparte esta mezcla en 12 moldes de muffins y se mete en el horno a 180ºC durante 45 minutos.

4- Se sacan del horno, se dejan enfriar completamente y se espolvorean con azúcar glas.


PUNTUALIZACIONES:
- La harina de almendra no es más que almendra molida fina, al igual que la harina de arroz que no es más que arroz en polvo. La harina de arroz que yo utilizo es de arroz integral, ecológica, de la marca Luz de Vida. Últimamente ya podemos encontrar en los supermercados este tipo de harina junto al resto de harinas convencionales. Si no podéis encontrar esta harina la podéis sustituir por harina de trigo.

- La calabaza debe triturarse cruda, con o sin piel, eso ya va al gusto de cada uno. Eso sí, en caso de usar la piel, ésta ha de estar perfectamente limpia.

- El tiempo de cocción en el horno (45 minutos) puede parecer exagerado para unos muffins, sobre todo si comprobamos como en los otros blogs dan otras indicaciones de tiempo: en Time4Tea le dan 20 minutos mientras que en Bocados de Cielo le dan de 12 a 15 minutos (desconozco el tiempo de horno que indica la receta original de Harry Eastwood). El tiempo de cocción, como siempre, depende de cada horno, y en el mío, están perfectos al cabo de 45 minutos...

- Los moldes se pueden llenar hasta cerca del borde puesto que, aunque sí suben un poco por la acción de la levadura, no hay peligro de que se desparrame la masa fuera de los moldes al cocer.

- Se deben usar moldes de muffin, no de magdalena. Aunque tienen una forma similar, los moldes de magdalena suelen ser de papel bastante ligero, y no aguantarían una masa tan consistente como la de un muffin sin abrirse y desparramarse en el horno. No hay que olvidar que las magdalenas se elaboran con una masa mucho más ligera y esponjosa. Yo uso unos moldes de silicona que funcionan bastante bien y que, además, son reutilizables.


- Se puede sustituir la ralladura y el zumo de naranja por ralladura y zumo de mandarina. Queda igual de bien.

- A pesar de no llevar ningún tipo de grasa (lo cual, junto con el uso de la harina de arroz, los hace más saludables), se mantienen esponjosos y con textura húmeda durante varios días (los suficientes antes de desaparecer de la mesa...jj)


Una receta de las que a mí me gustan: rápida, fácil y con un resultado buenísimo...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Spaghetti Bolognese vegetariano

La receta de hoy es casi una repetición de los Spaghetti Bolognese con carne que ya había publicado hace tiempo, solo que esta vez es una receta totalmente vegetariana: Spaghetti Bolognese vegetariano.


Lo único que he hecho es sustituir la carne de vaca por soja texturizada que, una vez rehidratada, se emplea del mismo modo que si fuese carne auténtica, pero ofreciendo ciertas ventajas:

- La primera es su sabor, puesto que al no tener un sabor definido, absorbe los sabores de la salsa en la que se cocine, en este caso salsa de tomate. La verdad es que hemos dejado de preparar los espaguetis con carne porque la carne picada cada vez tiene peor sabor y, aunque la pique el carnicero delante de ti, no siempre sabe bien. Así que, una vez descubierta la soja texturizada y las ventajas que ofrece ante la carne picada, hemos desterrado esta última definitivamente de nuestra cocina.

- La segunda es que, al venir deshidratada, se puede tener siempre en casa y rehidratarla unos cinco minutos antes de ser utilizada.

- La tercera es su precio, puesto que es un producto muy barato aunque se trate de soja de procedencia ecológica.

- La cuarta es que cunde mucho. Con un paquete de 200 gramos de soja texturizada deshidratada se puede hacer esta receta hasta 6 veces.


INGREDIENTES (para 2 personas):
- 160 g de espaguetis
- 30 g de soja texturizada deshidratada
- Un diente de ajo
- Una cebolla mediana
- Un bote de tomate frito o tomate natural triturado
- Una cucharadita de tomate concentrado
- Albahaca, tomillo y orégano secos
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- Aceite de oliva
- Queso parmesano recién rallado

PREPARACIÓN:
1- Se pone una olla al fuego con abundante agua y algo de sal, y se cuecen los espaguetis el tiempo que nos indiquen las instrucciones del paquete.

2- Mientras, se ponen los 30 gramos de soja deshidratada en un cuenco y se cubre con agua fría. Al cabo de cinco o seis minutos se escurre bien apretándola un poco contra el colador para que suelte bien toda el agua.

3- Se calienta un poco de aceite de oliva en otra olla más pequeña. Se pica el diente de ajo y la cebolla y se añaden a la olla. Se deja pochar sin que se quemen.

4- Cuando estén pochados se añade la soja rehidratada, se mezcla todo bien y se añade el tomate frito y el tomate concentrado. Se sazona con sal, con pimienta y con las hierbas aromáticas secas. Se deja cocinar durante unos minutos.

5- Una vez cocidos los espaguetis se escurren bien, se reparten en dos platos y se echa la salsa boloñesa por encima. Si se quiere, se puede rallar algo de queso parmesano por encima.


PUNTUALIZACIONES:
- Como ya he dicho antes, este plato tiene la ventaja de que todos los ingredienes que se utilizan en su elaboración se pueden tener en casa, y por lo tanto podemos preparar este plato, por ejemplo, en un día festivo en que no hay nada abierto, o cualquier día que no nos apetezca salir a comprar al súper.

- Yo utilizo tomate frito ecológico de Carrefour, que no tiene nada que ver con los tomates fritos convencionales que podemos encontrar en la mayoría de supermercados. Éste que yo uso tiene tanto un sabor como una textura mucho más suaves. Al ser tomate frito no necesita un tiempo de cocción tan prolongado que si fuese tomate triturado crudo, puesto que éste tiene que cocinarse durante un rato.

- Se puede prescindir del tomate concentrado, pero éste le da un sabor muy agradable a la salsa. Con una cucharada de las de postre es más que suficiente.

- La soja texturizada que yo uso es de la marca italiana La Finestra sul Cielo, y es ecológica.


En todo lo que tenga que ver con la soja siempre es mejor consumir productos ecológicos para tratar de evitar los transgénicos.

- Tanto las hierbas aromáticas que se utilizan en esta receta como la cantidad de ellas a utilizar es opcional. Yo pongo las tres que yo uso.


Receta rápida de hacer, sabrosa y, sobre todo, sana...

¡¡Salud!!

sábado, 13 de noviembre de 2010

Revuelto de morcilla de León con manzana

La receta de hoy es para mí, como gran aficionado a los revueltos, un lujazo, tanto por poder disponer de morcilla fresca de León (gentileza de Diego y Cris, ¡¡gracias!!), como por lo riquísima que está.


La receta es una mezcla entre la que nos pasó Cristina y otra del libro 22 Minutos del cocinero mallorquín de Canal Cocina Julio Bienert "Julius".


Y digo mezcla porque Julius nos propone en este libro un Revuelto de morcilla de Burgos con manzana (pág. 152-153), y yo lo único que he hecho es sustituir la morcilla de Burgos por morcilla de León, nada más.

Al contrario de lo que pueda parecer, este tipo de embutidos hechos con sangre no son un producto típicamente español, aunque sí sea muy típico en algunas zonas de España, como Castilla y León, Asturias, etc. En Alemania, por ejemplo, también se elaboran las Blutwurst (salchichas de sangre). Aquí en Galicia, a pesar de nuestra tradición de cría de cerdo y de elaboración de embutidos, la morcilla no goza ni de arraigo ni de popularidad.

Parece ser que la morcilla tiene su origen en Grecia. Según Platón (El Mithaïcos), la morcilla fue inventada por el griego Aftónitas, y aparece ya mencionada en la Odisea de Homero, aunque sin mencionar la palabra "morcilla" propiamente, sino que Homero menciona "un vientre lleno de grasa y sangre". Tras la conquista de Grecia por los romanos, éstos tomaron para sí las costumbres gastronómicas griegas. Más tarde, y a medida que los romanos expandían su imperio por todo el continente europeo iban llevando consigo sus costumbres, y en el caso de la Península Ibérica se desarrolló una tradición porcina que aún perdura en nuestros días.

La morcilla es un embutido que se hace principalmente con sangre de cerdo coagulada junto con otros ingredientes. En las morcillas de León, o murciellas en leonés, se añade gran cantidad de cebolla junto con ajo, pimentón, unto (grasa) de cerdo y sal, y, al contrario que la morcilla de Burgos, nunca lleva arroz.

Al contrario de lo que pueda parecer por el ingrediente principal, este revuelto tiene un sabor muy suave y muy agradable, y esta suavidad se recalca todavía más con el uso de ingredientes dulces como la manzana o las uvas pasas.

Revuelto de morcilla de León con manzana


INGREDIENTES (para 2 personas):
- 1/2 morcilla de León
- 4 o 5 huevos
- Una manzana
- Un puñadito de piñones
- Un puñadito de pasas sultanas

PREPARACIÓN:
1- Se pone a calentar un chorro de aceite de oliva en una sartén. Mientras, se quita la piel de la morcilla. Una vez el aceite está caliente se echa la morcilla desmigada y se remueve bien.

2- Mientras se va friendo la morcilla se pela la manzana y se corta en dados de 1 cm. más o menos. Cuando la morcilla lleva unos 5 minutos friéndose se añaden los dados de manzana, las uvas pasas y los piñones, y se vuelve a remover todo bien.

3- Pasados unos 2 o 3 minutos se añaden los huevos y se remueve con una espátula hasta que los huevos estén cuajados.

4- Servir bien caliente.

PUNTUALIZACIONES:
- No es necesario añadir sal, ni pimienta, ni ajo, ni nada. La morcilla ya es suficiente condimento para los huevos. De todos modos, no está de más comprobar el punto de sal antes de servir y ajustarlo si es necesario.

- Se puede usar cualquier variedad de manzana. Yo he usado Granny Smith, que es una variedad que me encanta.


Si pasáis por León (o, como yo, tenéis a alguien que pase por vosotros...jj) no dudéis en llevaros alguna morcilla para casa. Merece la pena...

domingo, 31 de octubre de 2010

Risotto con bacon, alubias rojas y romero

Aunque la publico hoy, esta receta es todo un clásico en mi cocina. Llevo años haciéndola, y eso es el mejor indicador de que una receta es buena, o no?. La receta en cuestión es Risotto con bacon, alubias rojas y romero.


La receta es de Jamie Oliver, y está sacada de su libro La cocina de Jamie Oliver (RBA, 2004, aunque la edición original de Penguin Books, The Naked Chef, es de 1999), aunque en el libro aparece con el nombre Risotto con panceta, judías pintas y romero. Como veis he cambiado panceta por bacon (el sabor ahumado del bacon me parece más interesante) y las alubias pintas por alubias rojas.


Tengo que decir que al principio no me decidía a hacer este risotto porque yo, como la mayoría de la gente que no ha probado esta combinación, pensaba: "¿arroz con alubias? no sé...". Me decidí a hacerlo porque ésta es la primera frase de la receta en el libro: "Éste es mi risotto favorito: simplemente es extraordinario". Y de verdad que lo es, extraordinario...

El risotto es un plato italiano a base de arroz, con textura cremosa, casi caldoso. La variedad de arroz para elaborar este plato es importante (¡¡no sirve cualquier arroz!!), tiene que ser una variedad rica en almidón para que quede un arroz "legato" (ligado). Yo he elaborado el mío con la variedad arborio, aunque también se pueden utilizar carnaroli, vialone nano y, si no se encuentran las anteriores italianas, la española bomba también está bien. Para saber más cosas sobre el risotto podéis echar un vistazo a la receta Risotto con chorizo vegetariano en la que explicaba algunas cosas más.


Risotto con bacon, alubias rojas y romero

INGREDIENTES (para 2 personas):
- 160 g. de arroz arborio, carnaroli, vialone nano o bomba
- 1 cebolla mediana
- 1 diente de ajo
- 100 g. de bacon
- 2 ramitas de romero fresco (se reservan las puntas para decorar los platos)
- 1 chorrito de vermú extra seco (extra dry) o vino blanco
- 1/2 litro de caldo de pollo o de verduras
- 150 g. de alubias rojas cocidas
- 50 g. de mantequilla
- 50 g. de queso parmesano recién rallado
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
1- Se pone el caldo en un cazo y se calienta.

2- En la olla donde se va a hacer el risotto se echa un chorro de aceite de oliva. Se rehogan el ajo y la cebolla picadas en el aceite. Cuando la cebolla esté transparente (ojo que no se queme!) se añade el bacon cortado en dados y una pizca de pimienta. En cuanto se empiece a dorar el bacon se añaden las hojas de romero, se le da una vuelta y se añade el arroz.

3- Se deja que el arroz se fría, pero sin que se dore, removiéndolo constantemente (no pasa nada aunque crepite un poco). A los 2 ó 3 minutos se añade el chorrito de vermú y se deja que se evapore el alcohol.

4- Cuando se haya evaporado el alcohol se añade el primer cucharón de caldo caliente y un poco de sal. Se baja un poco el fuego y se remueve bien. A partir de este momento se van añadiendo cucharones de caldo caliente a medida que el arroz va absorbiendo el anterior, y se remueve con frecuencia.

5- Pasados unos 15 minutos se comprueba la cocción del arroz. Si está algo duro se sigue añadiendo caldo hasta que esté cocido y blando, pero entero.

6- Cuando el arroz esté en su punto, se añaden las alubias rojas cocidas y re mueve con suavidad. Se retira la olla del fuego y se añade la mantequilla y el queso parmesano y se remueve otra vez todo con cuidado. Se prueba el punto de sal y se rectifica si es necesario.

7- Se sirve inmediatamente, sin dejarlo reposar (¡no es una paella!), cuando aún está cremoso. Se adorna con las puntas de las ramas de romero. Se lleva la cuña de queso parmesano a la mesa junto con el rallador por si alguien quiere rallar un poco más de queso por encima.


PUNTUALIZACIONES:
- El resultado final en el plato tiene que ser un arroz con una textura cremosa, sedosa, parecida al arroz con leche. Si quedase muy espeso se puede añadir un poco más de caldo o de mantequilla, volviendo a rectificar el punto de sal si fuese necesario.

- A la hora de sazonar hay que tener en cuenta que el queso parmesano también aporta su toque salado al plato.

- Se podría utilizar otro queso curado tipo Grana padano o incluso Manchego, pero el que mejor queda es el Parmigiano-Reggiano. Ya he comentado en alguna ocasión que este queso, aunque es un poco caro, merece la pena comprarse la cuña y rallarlo en casa porque una vez abierto aguanta bastante en la nevera y el sabor del queso recién rallado es excelente. El queso "parmesano" que viene ya rallado en bolsas tiene un sabor bastante deficiente y una vez abierto el paquete hay que consumirlo en seguida, con lo cual a veces hay que acabar tirándolo.

- En lugar de bacon se puede utilizar panceta, como en la receta original. Eso va al gusto.

- Es mucho mejor utilizar romero fresco. Las hierbas frescas tienen un sabor más suave y delicado que las secas. En caso de no tenerlo a mano, el romero seco hace un apaño.

- El caldo puede ser de pollo o de verduras, da igual, pero mejor si es hecho en casa o, incluso mejor, si es ecológico. Para este risotto suelo utilizar el caldo de pollo ecológico de Aneto:


- Las alubias rojas se pueden cocer en casa, pero es mucho más cómodo si ya se compran cocidas en bote o en lata. Solo hay que escurrir y listo. Para dos personas es mejor utilizar botes pequeños que se puedan gastar de una sola vez. Con los botes grandes siempre tengo el mismo problema: que uso la mitad de las alubias, guardo la otra mitad en la nevera y acabo tirándolas porque en cuestión de pocos días se acaban estropeando.


- Se puede utilizar cualquier variedad de alubia. A mí me gusta la roja por el sabor pero sobre todo por el color, que hace un contraste muy bonito con el arroz.

- Las cantidades de mantequilla y de queso parmesano son al gusto, pero no se deben suprimir si se quiere conseguir el sabor característico de este plato.

- Se puede usar vermú o vino blanco, con cualquiera de estas dos bebidas está bien, pero yo prefiero el vermú. Si utilizáis vermú, que sea extra seco, tipo Martini Extra Dry o Noilly Prat. El Martini Bianco no sirve porque es demasiado dulce.

- La combinación de este risotto con una focaccia de tomates cherry recién hecha es espectacular.


A pesar de este montón de indicaciones y puntualizaciones, es un plato mucho más sencillo de lo que aparenta, y el que lo prueba repite, seguro.

sábado, 9 de octubre de 2010

Dulce de membrillo en olla express

El dulce de membrillo, o carne de membrillo, es algo que todo el mundo sabe hacer o, al menos, todo el mundo conoce a alguien que lo hace en casa y que sabe cómo hacerlo. Aprovechando que estamos en temporada, yo propongo hoy una manera de hacerlo mucho más rápida y fácil que el método tradicional, y cuyo resultado es igual de bueno: dulce de membrillo en olla express.


El membrillo es el fruto del membrillo o membrillero (Cydonia oblonga), un árbol de la familia de las rosáceas, emparentado con el manzano y con el peral. Es originario del Cáucaso, en el suroeste cálido de Asia (Irán, Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Pakistán), desde donde se desplazaría a países vecinos. De hecho, la mejor variedad de membrillo proviene de la región de Cydonia, en Creta, y que encontramos en su nombre científico. Carlomagno fue quizás el mayor responsable de esta expansión, porque ordenó plantar membrilleros en todos los jardines bien abastecidos.

La manzana de oro, es decir, el membrillo, fue la fruta que Paris, príncipe de Troya, ofreció a Afrodita al escogerla como la más guapa entre Hera, Atenea y la propia Afrodita. Afrodita, a cambio, había ofrecido a Paris entregarle a Helena, la esposa de Menelao, rey de Esparta, considerada por aquel entonces la mujer más bella del mundo. Para conseguir a Helena, Paris se fue a Esparta para poder seducirla, y una vez hecho esto con ayuda de Afrodita, los dos se fugaron a Troya, episodio que desencadenó la guerra de Troya. Quien iba a decir lo que es capaz de armar un simple membrillo...jj

Otra curiosidad más: Su cultivo fue anterior al de la manzana. En Grecia se ofrecía en las bodas, y era la novia la que, antes de entrar en la cámara nupcial, mordía el membrillo para perfumar su aliento y que éste no resultase desagradable al novio. Es también debido a su perfume, era costumbre antiguamente colocar una de estas frutas como ambientador en los roperos para perfumar la ropa.

Dulce de membrillo


INGREDIENTES (para un kilo y medio aprox.):
- 1 kg. de membrillo limpio, ya sin el corazón
- 600 g. de azúcar
- 1/2 rama de canela (opcional)

PREPARACIÓN:
1- Lavar bien los membrillos, sacarles el corazón y, sin pelarlos, cortarlos en trozos no demasiado pequeños. Echarlos directamente a la olla express.

2- Cuando llevemos un kilo aproximado de trozos de membrillo, añadir el azúcar y la rama de canela.

3- Cerrar la olla express y, desde que empieza a salir el chorro fuerte de vapor (en mi caso cuando alcanza la segunda raya), contar unos 8 minutos. Al cabo de este tiempo retirar del fuego y esperar a poder abrir la olla.


4- Una vez abierta la olla, retirar la rama de canela y batir bien con la batidora.

5- Pasar a recipientes perfectamente limpios y dejar enfriar.


PUNTUALIZACIONES:
- No es necesario echar nada de agua ni ningún otro líquido junto con el membrillo y el azúcar. El jugo que suelta la fruta será suficiente para que cuezan.

- La rama de canela no es necesaria, es decir, se puede hacer sólo con membrillo y azúcar, aunque la canela le da un toque.

- Antes de batir, si os gusta el membrillo muy espeso, se puede quitar un poco del líquido en el que están flotando los trozos cocidos de membrillo. Este líquido se guarda porque al enfriar cuajará y quedará una especie de jalea de membrillo.

- Los recipientes con dulce de membrillo se pueden guardar en el congelador donde aguantarán perfectamente durante todo el año.

- Normalmente se come acompañado de queso, cualquier tipo de queso, aunque también se puede emplear como ingrediente en postres, como por ejemplo las Tartaletas de mijo y membrillo que ya había publicado con anterioridad.


Esta receta, como en todas las que se utiliza la olla express, nos ahorra un montón de tiempo y de energía a la hora de preparar este dulce y, de paso, también nos ahorra alguna que otra quemadura producida por las salpicaduras de membrillo a la hora de remover y remover...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Focaccia de tomates cherry

Ya había publicado con anterioridad la receta de la focaccia de cebolla, pero ya que estamos en época de tomates, vamos a hacer este delicioso pan con tomates cherry, que es un ingrediente que le queda muy pero que muy bien.


El tomate es el fruto de la tomatera (Solanum lycopersicum), planta de la familia de las solanáceas, a la que también pertenecen la patata, la berenjena o los pimientos. Es originario de sudamérica, concretamente de la zona de Ecuador, Perú y el norte de Chile. Llegó a España en 1540 procedente de Tenochtitlan (México), capital del imperio azteca, donde se conocía como xitomātl, "fruto con ombligo", por lo que aún sigue recibiendo el nombre de jitomate en buena parte de los estados mexicanos. Los españoles lo distribuyeron por sus colonias en el Caribe y también lo llevaron a Filipinas, por donde entró en Asia.

Hoy en día el mayor productor de tomate del mundo es China, con unos 20 millones de toneladas anuales, mientras que España produce alrededor de 5 millones de toneladas.

El tomate cherry, o cereza, (Solanum lycopersicum var cerasiforme) es la variedad más pequeña de las casi cien variedades de tomate que se cultivan en todo el mundo.

La receta está sacada del libro La cocina de Jamie Oliver (RBA, 2004, pág. 187).


Focaccia de tomates cherry

INGREDIENTES:
Para la masa:
- 300 g. de harina de fuerza
- 1 vaso (unos 150 ml.) de agua tibia (unos 20ºC)
- 1 chorro de aceite de oliva virgen extra
- 5 g. de sal
- 5 g. de azúcar
- 1 sobre de 5,5 g. de levadura de panadería deshidratada, o bien 14 g. de levadura fresca de panadería
- Tomillo seco
- Un diente de ajo prensado o bien una pizca de ajo deshidratado molido

Para poner por encima:
- Aceite de oliva
- Tomates cherry bien maduros cortados por la mitad
- Orégano, albahaca y tomillo secos


PREPARACIÓN:
1- Para preparar la masa echamos en un bol amplio todos los ingredientes, poniendo la harina en el fondo.

2- Con un tenedor empezamos a mezclar hasta que tenga una consistencia que nos permita amasar. En ese momento se vuelca la mezcla en la encimera y se amasa todo bien durante unos 10 minutos estirando la masa y envolviéndola para que coja aire en su interior.

3- Al terminar de amasar se espolvorea algo de harina en la encimera donde hemos estado amasando y se coloca la masa encima de la harina. Se espolvorea la masa con algo más de harina y se hace un corte profundo con un cuchillo bien afilado en forma de cruz, lo que ayudará al leudado. Se tapa la masa con el mismo bol con el que hemos empezado a mezclar y se deja reposar hasta que haya doblado su volumen (entre una hora y media y dos horas, dependiendo de la temperatura ambiente).

4- Pasado este tiempo, se vuelve amasar otra vez durante unos 5 minutos, haciendo que expulse todo el aire que se encuentra dentro de la masa. Cuando volvamos a tener una masa lisa y sin aire, estiramos con ayuda de un rodillo hasta que quede del tamaño de la bandeja de horno (o algo menos) y con un grosor de unos 2 ó 3 centímetros. Como dice Jamie Oliver en su libro: "No os preocupéis si no os sale perfecta y simétrica: ¡Se supone que es un pan rústico, así que ya tenéis la excusa ideal!".

5- Se echa un chorro de aceite de oliva por encima de la masa y se extiende bien. Presionamos con la punta de los dedos por toda masa para hacer los hoyos característicos de este pan y colocamos en cada hoyo una mitad de tomate con las semillas hacia arriba.


6- Se espolvorean las hierbas aromáticas y se deja leudar nuevamente durante otra hora u hora y media.


7- Pasado este tiempo y, con mucho cuidado, metemos en horno precalentado a la máxima temperatura durante unos 15 minutos o hasta que veamos que la masa tenga un bonito color tostado. Se saca del horno y se deja enfriar sobre una rejilla.


PUNTUALIZACIONES:
- Para este receta deben utilizarse tomates tirando más a maduros que a verdes. Cabe recordar que los tomates verdes no se deben de consumir (especialmente crudos) porque contienen un alcaloide venenoso llamado solanina.

- Tanto la variedad de hierbas aromáticas como la cantidad varía según el gusto de cada uno.

- La manera más tradicional de cortar este pan es en tiras finas.


Un pan perfecto para acompañar cualquier comida o bien para comer solo. Delicioso...

lunes, 9 de agosto de 2010

Cookies de chocolate

Hoy vamos con una receta de galletas: las archifamosas cookies de chocolate.


Y digo archifamosas porque todo el mundo las ha probado alguna vez, y practicamente a todo el mundo le gustan.

Esta receta está sacada del libro Ministry of Food de Jamie Oliver, que se ha publicado en castellano con el nombre de Escuela de Cocina. También se ha hecho una serie para la televisión, emitida en España en el Canal Cocina, bajo el nombre de Jamie embajador de la cocina.



INGREDIENTES:
Masa base:
- 125 g. de mantequilla
- 100 g. de azúcar
- 1 huevo grande, preferiblemente casero o ecológico
- 100 g. de harina de repostería
- 25 g. de copos de avena
- 1/4 de cucharadita de levadura sin aluminio
- 1/2 cucharadita de sal

- 50 g. de gotas de chocolate blanco
- 50 g. de gotas de chocolate negro


PREPARACIÓN:
1- Sacar la mantequilla de la nevera unos 15 minutos antes de empezar a preparar la masa, o bien, meterla en el microondas unos segundos para que ablande un poco, pero sin que se derrita.

2- En un bol, mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que se forme una pasta cremosa, espesa y homogénea. Batir el huevo aparte con un tenedor y añadirlo al bol de la mantequilla con azúcar y mezclar bien. Añadir la harina tamizada, los copos de avena, la levadura, y la sal. Añadir los dos chocolates al bol. Mezclar todo bien hasta conseguir una masa homogénea.

3- Meter el bol en la nevera durante una hora para que endurezca un poco la masa y sea más fácil después hacer las galletas.

4- Precalentar el horno a 190ºC. Ir haciendo unas bolas de masa, aplastarlas un poco y colocarlas sobre un Silpat, tapete de horno o una bandeja engrasada para hornear.


5- Meter al horno unos 30 minutos o hasta que se vea que tienen los bordes de color marrón, pero sin que se quemen.

6- Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla para que se pongan crujientes.


PUNTUALIZACIONES:
- Yo hago dos tandas de 12 galletas cada una, es decir, 24 galletas en total.

- También, si se quiere, se puede sustituir el chocolate por la ralladura de una naranja y de un limón, con los que obtendríamos unas citrus cookies.


- La verdad es que se puede añadir lo que se quiera a la masa base, por supuesto siempre dentro de unas cantidades: frutos secos, uvas pasas, dátiles, etc.

- Se mantienen frescas durante unos días, sobre todo si se guardan en una caja de metal, aunque no durarán mucho, os lo aseguro...jj.


Unas galletas sencillísimas, rapidísimas, que están muy buenas y que, gracias a la avena, son un poco más saludables. No hay excusa...

viernes, 23 de julio de 2010

The End of History


Ya habíamos hablado un par de veces de la cervecería Brewdog de Fraserburgh, Aberdeenshire (Escocia), famosa por fabricar las cervezas más fuertes del mundo, y también por la guerra abierta que mantenían con la cervecera alemana Schorschbräu. Estas dos cervecerías venían disputándose desde hacía unos meses el título de "cervecera que fabrica la cerveza más fuerte del mundo", y también, aunque de manera subliminal, el orgullo patriótico de cada una de ellas.

Todo comenzó cuando los chicos de Brewdog anunciaron que habían fabricado la cerveza más fuerte del mundo: la Tactical Nuclear Penguin, de 32% de alcohol.


Esto no gustó a los alemanes de Schorschbräu, que respondieron diciendo que ellos habían presentado, aunque sin tanta publicidad, su Schorschbock de 40% de alcohol.


Los escoceses respondieron tres meses más tarde con su Sink the Bismarck, de 41% de alcohol, en clara alusión al hundimiento del famoso acorazado alemán por parte de los aliados.

Por si fuese poco con el nombre de la cerveza, hicieron también un vídeo satírico en el que ridiculizaban a los alemanes:

Sink the Bismarck! from BrewDog on Vimeo.

Cuando parecía que los de Schorschbräu, más comedidos, no iban a responder a tal provocación, sacan en el mes de mayo su Schorschbock de 43% de alcochol...


...bajo el titular de: The Frankonian Empire strikes back! (El Imperio Alemán devuelve el golpe), y terminan con un: 'cause Frankonian men don't dress like girls (supongo que no necesita traducción, no?...jj)

Pues bien, ¿alguien se esperaba que la gente de Brewdog no iba a responder a esto?

La respuesta apareció ayer mismo en la página web de Brewdog: The End of History.


The End of History es una Ale belga rubia, de 55% de alcohol en volumen, macerada con ortigas de las Highlands escocesas y con bayas de enebro.

Por supuesto, también hay vídeo promocional:

The End of History from BrewDog on Vimeo.

El nombre de esta cerveza está sacado del libro El fin de la historia y el último hombre (The End of History and the Last Man) escrito por el filósofo americano de origen japonés Francis Fukuyama. En este controvertido libro, Fukuyama define la historia como la evolución del sistema político, y dice que la democracia occidental es el punto final en la evolución política del ser humano y, por lo tanto, de la historia. James Watt y Martin Dickie escogieron este nombre para su cerveza porque con esta cerveza pretenden poner un punto y final en la evolución "alcohólica" de la cerveza, el final de la cerveza, el "no va más"...

Como se puede ver, las botellas vienen forradas en piel auténtica de ardilla gris o de armiño (han sido fabricadas por taxidermistas con animales que habían sido atropellados), todas con su certificado de autenticidad. Con este toque de excentricidad pretenden llevar al límite el diseño en las botellas de cerveza, es decir, algo acorde con la cerveza que llevan en su interior. No debe preocuparse nadie por el número de ardillas o de armiños muertos en las carreteras escocesas, puesto que la producción es muy limitada: 12 botellas nada más, de las cuales sólo 11 están "vestidas". En total se han usado 4 ardillas grises y 7 armiños, con lo cual no hay problema con el suministro de abrigos de piel para la cerveza.

¡Ah! Por si alguien estaba interesado en comprar alguna de las 12 botellas, decir que ya están agotadas a pesar de su precio: 700£ (840€) la ardilla y 500£ (600€) el armiño.

En fin, habrá que ver si hay respuesta por parte de Schorschbräu, porque yo no estoy muy seguro de que sea éste el Fin de la Historia...

¡¡¡Salud!!!

viernes, 9 de julio de 2010

Cosmopolitan

Hoy dejamos de lado la comida para proponer un cóctel de moda: el Cosmopolitan.

Imagen de www.cointreau.es

El origen del Cosmopolitan no está demasiado claro, y no se sabe a ciencia cierta quién fue el primer barman en prepararlo y en bautizarlo con ese nombre. Unos dicen que su origen hay que buscarlo en Provincetown, Massachusetts; otros dicen que el primero en prepararlo fue Neal Murray, de la Cork'N Cleaver Steakhouse de Minneapolis; también John Caine, que tiene varios locales en San Francisco; Cherly Cook, un camarero de Florida; y por último Toby Cecchini, un camarero del The Odeon en Manhattan (Nueva York). A quien corresponda: Thank you!!.

Lo que sí se sabe es que el Cosmopolitan fue creado en los años 70, pero no fue hasta los años 80, con Madonna como principal impulsora, y sobre todo los años 90, gracias a la serie de televisión Sexo en Nueva York (Sex and the City), en que su popularidad subió como la espuma, puesto que era el cóctel preferido de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), la principal protagonista de la serie. Quizá sea por este hecho que se considere un cóctel femenino, pero a mí me seduce igualmente...


Los ingredientes principales de este cóctel son: vodka, licor de naranja, zumo de arándanos rojos (cranberries) y zumo de lima.

El vodka no es necesario que sea de la máxima calidad. Yo uso Absolut, que está bastante bien, pero un Eristoff o un Stolichnaya están bien también.

Como licor de naranja podemos usar Triple Seco, aunque si usamos Cointreau o Grand Marnier el resultado será mucho mejor.

Como zumo de arándanos yo uso uno concentrado que compré hace algún tiempo en Ikea Food. Al ser concentrado no es necesario echar tanta cantidad. El "problema" es que es concentrado de blueberries, que son los arándanos azules, tan comunes en las zonas montañosas de Galicia. El resultado es un cóctel con un color más oscuro de lo normal.

En enero de 2007, la marca de zumos Granini lanzó su zumo de arándanos rojos (cranberries), no sé si propiciado por el auge de este cóctel, y que se puede encontrar ya en la mayoría de supermercados. El zumo de arándanos también se vende en tiendas de productos naturales, de nutrición o herboristerías, puesto que es bueno para las infecciones de las vías urinarias, aumenta el colesterol bueno (HDL), protege y fortalece las paredes de los capilares, entre otras propiedades.

El zumo de lima puede sustituirse por zumo de limón, eso va al gusto.

Las proporciones varían de una receta a otra, así que pongo mis medidas:

INGREDIENTES (para 2 personas):
- 4 chupitos de Cointreau
- 1 chupito de vodka
- 1 y 1/2 chupitos de concentrado de arándanos (o 2 chupitos de zumo de arándanos)
- El zumo de 1 lima o de 1 limón

Imagen de www.perfectcocktail.net

PREPARACIÓN:
1- Se meten las dos copas tipo Martini en la nevera. Si no hay tiempo, se llenan las dos copas con hielo y agua para que se vayan enfriando mientras se prepara el cóctel.

2- Se echan todos los licores y el zumo de arándanos en la coctelera con 4 ó 5 cubitos de hielo. Se exprime la lima (o el limón) y se echan también a la coctelera tanto el zumo como los trozos de fruta exprimida. Se agita bien.

3- Se vierte, a través del filtro, en las dos copas sin hielo.

4- Se adorna con una tira de piel de lima o de limón en cada vaso.


PUNTUALIZACIONES:
- Como ya he dicho, se puede adornar con una tira de lima o de limón, pero hay otro adorno (garnish) mucho más cool: la piel de una naranja calentada con un mechero y exprimida con los dedos para que se quemen los aceites esenciales de la naranja sobre las copas, llenándolas de aroma. Aquí pongo un vídeo de demostración en el que Merlin Griffiths, embajador de Bombay Sapphire, provoca una "explosión de aroma" sobre un Sapphire Cosmopolitan:



Viéndolo a él parece sencillísimo, pero tengo que decir que yo lo he intentado y todavía no lo he conseguido...

- Es mucho mejor usar lima o limón fresco en lugar de usar el que viene embotellado.

- Yo he puesto las medidas que nos gustan en casa, pero un verdadero Cosmopolitan siempre lleva más vodka que licor de naranja. Cada uno debe adaptar el cóctel a su gusto personal.

- Por supuesto, existen muchas variaciones sobre este cóctel, como por ejemplo: utilizar vodka con sabor a cítrico o a frambuesa, del tipo Absolut Citron, Absolut Mandrin o Absolut Raspberri, para darle un toque diferente; o usar curaçao azul en lugar de licor de naranja, con lo que obtendríamos un Blue Cosmopolitan; o un Barbados Cosmopolitan, en el que sustituye el vodka por ron de Barbados; o el Cointreaupolitan, en el que se emplea Cointreau como único licor; y así muchas más...

- Como aperitivo está muy bien pero, a pesar de ser de color rosa, hay que tomárselo en serio (sobre todo si nos pilla con el estómago vacío...)


Para mí, el mundo de la cocteología y la mixología es un terreno por descubrir pero... poco a poco.

¡¡Salud!!