martes, 20 de enero de 2009

Tartaletas de mijo y membrillo

El otro día estuve revisando mi congelador y descubrí, allá en el fondo, unos tuppers de membrillo que hice hace más de un año (este último año no hice ninguno). Descongelé uno de ellos para ver cómo estaba, y la verdad es que estaba como el primer día, o por lo menos en apariencia así era. Aquí en casa no somos demasiado de este dulce, pero la verdad es que quiero gastarlo de una vez, así que me puse a buscar en los libros que tengo por aquí alguna receta en la que se emplease el membrillo como ingrediente, y encontré ésta, que me pareció muy interesante. También tenía ganas de probar el mijo.

El mijo es uno de los cereales más antiguos que se conocen, originario de África, aunque aquí en Galicia se cultivó durante muchos siglos. Hoy en día no sé si se sigue cultivando, la verdad.


En un ensayo de M. Rubén García Álvarez aparecido en la revista Grial bajo el título de A cociña e a mesa na Galicia de hai mil anos dice lo siguiente:
"A base fundamental da cociña do campesiño no século X era o pan. As fariñas máis utilizadas eran a de paínzo e a de centeo, pois como é ben sabido, o millo aínda non se conocía e, por outra parte, o trigo non se daba máis que nalgunhas localidades e, aínda esí, en pequenas cantidades. Ademais o trigo era moi caro, pois o modio dil, que viñan ser oito quilos e meio, custaba un soldo, que era o que valía unha ovella ou unha cabra por entón. De todos xeitos, aquelas fariñas máis utilizadas non se empregaban soias senón misturadas unha coa outra. A de milio, paínzo ou millo miúdo, rara vez ía sin mistura da de centeno, ou centeo, en proporción variabre".

Más adelante también dice:
"Ás doce, o noso campesiño faguía o prandium ou xantar, no que o elemento fundamental era o caldo, comido en cunca de madeira e con pan migado nil. Por suposto non sería igual ó caldo dos señores, no que non fallaba a vitela e maila pita, reducíndose iste dos pobres ó unto de porco mailas nabizas, grelos ou berza, espesado engadíndolle unha presa de fariña de paínzo".

Hoy en día es el alimento básico para más de 400 millones de personas de África, China e India.

Si queréis saber más sobre este cereal aquí os pongo un enlace: El mijo.

La receta que hoy traigo la saqué de El gran libro de los postres sanos, de Adriana Ortemberg.


INGREDIENTES (para 4 tartaletas):

Para la base:
- 100 grs. de mijo
- 200 ml. de agua
- 1 pellizco de sal marina
- 100 ml. de zumo de naranja o manzana

Para el interior:
- 250 grs. de dulce de membrillo compacto
- 150 ml. de zumo de naranja o manzana
- 50 grs. de piñones ligeramente tostados


PREPARACIÓN:
1. Precalentamos el horno a 180º y pincelamos con aceite 4 moldes de tartaletas.

2. Ponemos a calentar el auga con la sal marina y el zumo; cuando vaya a hervir echamos el mijo (bien lavado bajo el chorro de agua) y cocemos a fuego lento hasta que absorba todo el líquido. Dejamos entibiar un poco y lo dividimos en partes iguales entre los 4 moldes presionando bien y cubriendo el fondo y los laterales.

3. En el vaso de la batidora ponemos el mebrillo troceado y el zumo, y lo trituramos hasta obtener una pasta homogénea. Rellenamos las tartaletas, echamos unos piñones por encima y metemos en el horno durante 15 minutos.

4. Finalmente, dejamos enfriar 10 minutos y desmoldamos con cuidado.


Os animo a que probéis esta receta, tanto por sana y nutritiva, como por sencilla de hacer. Y, de paso, le damos otra oportunidad a este cereal que fue sustento de nuestros antepasados y parte de nuestra historia.

11 comentarios:

  1. La verdad es que desconocía que el mijo se cultivase en Galicia... me he llevado una sorpresa...

    Habrá que probar a plantarlo entonces, a ver qué pasa...

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  2. A mí también me sorprendió, pues pensaba que era prácticamente exclusivo de África.
    Igual me animo a plantarlo también...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Te copié la receta, me ha encantado. A mi me salió una tartaleta más alta y gruesa (usé un molde diferente al tuyo):

    http://cocinasolar.wordpress.com/recetas/#mijo

    ¡Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado la receta. La verdad es que es sencillísima.

    Quizás algún día me anime a probar la cocina solar...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola te escribo desde Chile...andaba buscando algo nuevo y entre a tu pagina y vi esta receta totalmente original.
    me puse una micro empresa de pasteleria hace poco y quiero cosas originales la voy a probar....gracias.
    si quieres ver mi blog entra en
    www.postresdelujo.blogspot.com
    chau...suerte

    ResponderEliminar
  6. Hola, me alegra que te haya gustado la receta. Si la pruebas ya me contarás qué te parece, vale?

    Mucha suerte con tu empresa

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. En la conquista de las americas el mijo estuvo presente como alimento clave...

    ResponderEliminar
  8. Esta base de tartaleta es una idea genial, lo que se puede hacer con el mijo sin añadir huevos, harinas...genial.
    Se puede sacar maxima rentabilidad para las loncheras de los niños porque es super energetico y si se omite los azucares y mieles añadidos puede ser un alimento aliado para combatir la pereza, la falta de concentración...ahora, con melazas de cebada o arroz ideal para el atardecer y relajar... Gracias

    ResponderEliminar
  9. manu comparto con delokos! me ha dejado anonadada! gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  10. Delokos es un fenómeno!

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar