domingo, 20 de mayo de 2012

Muffins de chocolate con zanahoria

Hoy vuelvo a los muffins, y otra vez a los muffins publicados por Harry Eastwood en su libro Red Velvet Chocolate Heartache: Muffins de chocolate con zanahoria.


Para aquellos que no estén muy familiarizados con los muffins, hay que recordar que estos postres NO son magdalenas; de hecho, solo se parecen a las magdalenas en la forma, que ni siquiera en tamaño, aunque tengo que reconocer que los que yo hago suelen tener el tamaño de una magdalena. Por lo demás, la masa de los muffins suele ser más compacta que la de las magdalenas, que es mucho más esponjosa debido a la simplicidad de sus ingredientes. La masa de los muffins suele llevar frutos secos, fruta deshidratada, o algún otro ingrediente que hace que sea más contundente.

Al igual que todos los postres de Harry Eastwood publicados anteriormente, también se trata en este caso de unos muffins deliciosos y supersanos, ya que no llevan ni pizca de grasa y ni pizca de harina de trigo (el tema de si la harina de trigo es sana o no queda para otro día...), usando en su lugar zanahoria picada y harina de arroz. La única grasa a tener en cuenta aquí es la manteca de cacao que pueda llevar el chocolate, nada más.


La palabra muffin (leído /ˈmʌfɪn/) deriva de la palabra original moofin, que parece ser una adaptación de la palabra francesa moufflet (pan suave). Los muffins de chocolate son, quizás, los más conocidos y apreciados de la extensísima variedad de muffins que se pueden hacer o encontrar en el mercado.

Muffins de chocolate con zanahoria

INGREDIENTES(para unos 12 muffins):
- 3 huevos medianos, preferiblemente caseros o ecológicos
- 180 g de azúcar moreno (yo mitad azúcar, mitad panela)
- 250 g de zanahoria finamente picada
- 2 cucharadas de café fuerte (o de agua hirviendo)
- 120 g de harina de arroz
- 50 g de harina de almendras
- 40 g de cacao en polvo de buena calidad
- 2 cucharaditas de levadura sin aluminio
- Una pizca de sal
- 100 g de chocolate en trozos pequeños


PREPARACIÓN:
1- Precalentar el horno a 180ºC. Sacar la bandeja del horno y disponer encima de ella los moldes de los muffins.

2- En un bol amplio, batir con las varillas eléctricas los huevos con el azúcar durante 4 minutos, hasta que estén montados y espumosos. Con ayuda de la picadora picar finamente la zanahoria y añadirla a la mezcla de huevos y azúcar junto con el café. Mezclar bien.

3- Añadir al bol la harina de arroz, la harina de almendras, el cacao en polvo bien tamizado, la levadura y la sal. Mezclar.

4- Añadir en último lugar los trozos de chocolate y volver a mezclar todo bien.

5- Verter en los moldes de muffin hasta casi el borde y meter en el horno caliente durante unos 40 minutos o hasta que se vea que están cocidos.


PUNTUALIZACIONES:
- Si los niños van a comer estos muffins, o si simplemente no nos gusta el café, es mejor prescindir de él y optar por añadir agua a la masa.

- Si las zanahorias son frescas no es necesario pelarlas. Bastará simplemente son lavarlas bien y quitarles la parte de arriba.

- En lugar de partir los trozos de chocolate para añadir a la masa, lo más cómodo es usar gotas de chocolate que ya se venden en el supermercado. En mi caso uso gotas de chocolate negro y gotas de chocolate blanco de la marca Valor. En alguna ocasión he utilizado Lacasitos, aunque los colores no quedan demasiado bien después de pasar por el horno, pero es otra opción...

- A quien le guste el chocolate, se puede incrementar la cantidad de trozos de chocolate, pero sin sobrepasar los 150 gramos.

- La receta original usa azúcar Demerara, que es un azúcar sin refinar, de grano grueso y con poca humedad. Si no se encuentra este tipo de azúcar se puede usar azúcar moreno (del azúcar moreno de verdad, el que no ha sido coloreado artificialmente), o azúcar blanco refinado. En mi caso he utilizado azúcar blanco ecológico mezclado con panela a partes iguales (90 g + 90 g).

- Asimismno, la receta original propone un tiempo de cocción de alrededor de 25 minutos. En mi horno necesitan 40 minutos. Los tiempos de cocción se deben ajustar a cada horno porque cada horno es un mundo.

- Los moldes que yo uso son los de silicona reutilizables, que son más cómodos para la elaboración de muffins. Si se usan moldes de papel, es mejor utilizar dos moldes por cada muffin debido a la consistencia de la masa, y además ayudará a que no se quemen en el fondo. También se puede usar una bandeja especial para muffins, con 12 huecos.

- El cacao ha de ser sin azúcar, y de buena calidad. Yo uso cacao en polvo ecológico y de Comercio Justo.

- La autora de la receta pone un topping de crema de chocolate que yo he obviado. A quien le guste lo puede poner.


El resultado de esta receta son unos muffins jugosos, tiernos, y con un intenso sabor a chocolate. Ideales para el desayuno o para la merienda, sobre todo por lo sanos que son.

Salud!!

domingo, 13 de mayo de 2012

Sfouf: pastel libanés de sémola con almendras

Después de casi tres meses de ausencia de nuevas publicaciones en el blog, retomo con un postre típico libanés: Sfouf.


El sfouf es un cake hecho a base de sémola de trigo, con un poco de cúrcuma que le da un color amarillo intenso. Por lo demás es muy similar a cualquier otro cake.


Esta receta está sacada del libro El mundo en mi cocina, de Gordon Ramsay (Grijalbo, 2010)


La sémola es un tipo de harina gruesa (poco molida) que se obtiene a partir de ciertos cereales, como el arroz, la avena, el maíz (polenta) o, como en este caso, moliendo el endospermo del trigo duro (Triticum durum). La sémola de trigo es el ingrediente principal en la elaboración de algunos platos árabes tradicionales, como el cuscús o el tabuleh, pero también es un ingrediente imprescindible en la elaboración de la pasta seca italiana. Como todas las harinas es muy rica en hidratos de carbono, y tiene un alto contenido en proteínas.


La cúrcuma (Curcuma longa) es una de las especias más utilizadas en la gastronomía india, además de ser uno de los componentes fundamentales del curry. Es una planta de la familia del jengibre y, al igual que éste, se utiliza el rizoma. Debido a su color amarillo intenso, originalmente se utilizaba para teñir tejidos, como lana o algodón, y para dar color a algunas partes del cuerpo, más tarde comenzó a usarse para dar color a los platos de arroz y de carne. Además de colorante textil y de condimento en la gastronomía asiática, también tiene importantes propiedades medicinales por sus funciones antitumorales, antioxidantes, antiartritis, y antinflamatorias, entre otras. En sus países de origen se puede encontrar el rizoma de cúrcuma de forma natural, pero aquí en España solemos encontrarla casi exclusivamente en polvo.


Sfouf: pastel de sémola con almendras


INGREDIENTES:
- 225 g de sémola fina
- 75 g de harina
- 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
- 6 g de levadura sin aluminio
- 225 g de azúcar
- 275 ml de leche
- 1 huevo grande ligeramente batido
- 100 g de mantequilla ligeramente salada, derretida
- 1 chorrito de agua de azahar (o de rosas)
- 25 g de almendras fileteadas


PREPARACIÓN:
1- Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar un molde cuadrado, preferiblemente desmontable, y prepararlo para hornear.

2- En un bol echar la sémola, la harina, la cúrcuma y la levadura. Remover bien con las varillas para que no queden grumos. En otro bol echar el azúcar, la leche, la mantequilla derretida, el huevo, el agua de azahar y mezclar todo bien. Una vez esté todo bien mezclado se vierte todo en el bol con la sémola y se mezcla hasta que quede una masa homogénea.

3- Verter en el molde preparado y esparcir las almendras fileteadas por encima.

4- Meter en el horno precalentado durante unos 35 minutos. Antes de sacarlo, pinchar con una aguja que deberá salir limpia. Dejar enfriar unos minutos antes de desmoldarlo.


PUNTUALIZACIONES:
- La receta que aparece en el libro de Gordon Ramsay trae el doble de cantidades, pero yo preferí hacer la mitad. De todos modos, si se quiere hacer el doble para que dure más tiempo, se conserva bien en la nevera.

- En lugar de usar mantequilla ligeramente salada, se puede utilizar mantequilla normal a la que se ha añadido una pizca de sal.

- En lugar de almendras fileteadas se puede utilizar cualquier otro fruto seco, como piñones, pistachos, etc.

- La sémola de trigo es la misma que se usa para hacer pasta casera. La que yo uso es sémola integral de trigo, ecológica, de la casa Luz de Vida.

- Se puede glasear con un par de cucharadas de mermelada de albaricoque, calentadas.

- Se suele servir solo, aunque queda un poco seco. Lo mejor es tomarlo acompañado de un yogur espeso y rociado con miel, para tomar al postre un con té a la menta o con un café turco.


Salud!!