jueves, 20 de agosto de 2009

Cake de calabacín

Estos días me han regalado un montón de calabacines. Mis padres renunciaron a plantarlos hace ya unos años, y no porque no diesen fruto, sino más bien todo lo contrario: daban tantos calabacines que al final acabábamos hartos y había que regalarlos para que no se echasen a perder. Además, cometíamos el fallo de dejarlos crecer una barbaridad, con lo que era necesario deshacerse de las semillas duras y de la fibra esponjosa que las recubre, y el peso final del calabacín era el mismo que si hubiese sido recogido unos días antes.

El caso es que, a pesar de no haber plantado calabacines durante años y de no haberlos comprado nunca (I swear), es raro que durante estas fechas no falte algún calabacín en la nevera. Las recetas que más se suelen hacer son las habituales: crema de calabacín, calabacín frito (rebozado simplemente con harina de garbanzo, como nos propone delokos, está muy bueno). Pero la que más veces hago es este cake de calabacín.


La utilización de hortalizas (e incluso legumbres) en la elaboración de recetas dulces no es nada novedoso, solo hay que recordar el famoso cabello de ángel, que se hace con una calabaza del mismo nombre. Suelen utilizarse zanahorias, calabazas, habas o azukis, como en el delicioso brownie de azukis que ya presenté una vez.

Esta receta está sacada del libro Repostería y Pastelería (Espasa Calpe, 1991), de Isabel Maestre, y del que ya puse más de una receta.


El origen del calabacín (Cucurbita pepo) no está muy claro. Algunas fuentes apuntan a que es originario de Asia y otras a que procede de América, y que fue introducido en Europa por los españoles. Lo que sí se sabe es que era ya consumido por los caldeos, los egipcios, los griegos y los romanos, y que los árabes tuvieron bastante que ver en su difusión por todo el área del Mediterráneo, con lo que la teoría del origen americano queda un poco en entredicho...

Imagen sacada de cultivar.net
Tiene un alto contenido de agua (93%), es rico en minerales, sobre todo potasio, vitamina C y β-caroteno.

Cake de calabacín


INGREDIENTES:

- 225 g de harina
- 225 g de azúcar
- Una pizca de sal
- 1 cucharadita de canela
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 2 g (1 cucharadita) de levadura sin aluminio
- 1 cucharadita de vainilla en polvo
- 3 huevos
- 1,25 dl de aceite de girasol
- La ralladura de un limón
- 250 g de calabacín rallado con su piel
- 100 g de pasas maceradas en ron
- 100 g de nueces picadas
- Semillas de calabaza para decorar


PREPARACIÓN:
1- Batir los huevos y el azúcar hasta obtener una crema de color pálido.

2- Añadir las especias, aceite de girasol y harina. Mezclar bien.

3- Rallar el calabacín con su piel y mezclar con todo lo anterior.

4- Añadir, por último, las pasas y las nueces.

5- Verter la mezcla en un molde redondo previamente engrasado y enharinado. Echar por encima las semillas de calabaza.

6- Cocer en horno precalentado a 200ºC durante unos 45 minutos o hasta que esté cocido. Comprobar la cocción con un palillo o una aguja, que deberá salir limpia.


PUNTUALIZACIONES:
- En lugar de vainilla en polvo, yo utilizo azúcar vainillado. Para ello pongo 220 g de azúcar + un sobre de azúcar vainillado.

- La autora de la receta propone cocer el cake durante 30 minutos a 200ºC. En mi horno no es suficiente, por lo que cada cual pruebe hasta que esté bien cocido.

- Las semillas de calabaza son una aportación personal a la receta. Creo que encajan muy bien con este cake.

- No es necesario remojar las pasas en ron. Si no se hace, es conveniente pasarlas por harina antes de añadirlas a la mezcla para que se distribuyan uniformemente por todo el cake y no se vayan al fondo.


Si os pasa como a mí y no sabéis qué hacer con tantos calabacines, dadle una oportunidad a este cake. Es una manera diferente de comer esta hortaliza...

domingo, 16 de agosto de 2009

Be aware of the dog...

Estos días andamos algo liados por aquí con el cambio de casa y la verdad es que no tengo demasiado tiempo para actualizar el blog. A partir de ahora espero no estar tan ocupado, aunque aún tenemos la casa un poco patas arriba y nos llevará un tiempo asentarnos...

Y el caso es que como estrenamos casa, he pensado que sería buena idea comprar una mascota para que nos la cuide y nos la proteja. Así que, después de darle muchas vueltas me he decidido por un Bulldog. Aquí os pongo una foto para que lo vayáis conociendo:


Bonito, a que sí?, con su collar a juego y todo...jj

Evidentemente no se trata de un perro, sino de la ginebra Bulldog. Es un producto de la compañía CK3 LLC, que la lanzó al mercado el 15 de octubre de 2006. Es una London Dry que se destila en Inglaterra.

A decir verdad, he elegido ésta por la presentación, cosa que dice muy poco de mi criterio a la hora de elegir una ginebra (o cualquier otra cosa). Después de mi buena experiencia con la Citadelle, me apetecía probar otra nueva ginebra porque, como ya he mencionado antes, ahora hay muchas y buenas donde escoger, y la elección ha sido bastante afortunada, porque es una ginebra muy aromática y muy suave, con una graduación de alcohol (40%) inferior a algunas de sus homólogas.

Echemos un vistazo a los ingredientes. Además del enebro, que siempre es el principal aromatizante de la ginebra, en la larga lista de ingredientes podemos encontrar los siguientes:

Ojo de dragón (Dimocarpus longan), también conocido como longán (longán en chino significa precisamente "ojo de dragón"). Es un pariente cercano del lichi (Litchi chinensis). En la fotografía se puede ver de dónde viene su curioso nombre:

Imagen sacada de http://khmerkromrecipes.com/

Amapola de California (Eschscholzia californica) o Eschscholzia. Pariente cercana de la amapola (Papaver rhoeas), que proporciona a esta ginebra un sabor dulce y a fruto seco.

Imagen sacada de http://es.wikipedia.org/wiki/Eschscholzia

Loto tigre o nenúfar blanco egipcio (Nymphaea lotus). Pariente cercano del lirio de agua, no se debe confundir con la flor de loto (Nelumbo nucifera). El loto tigre aporta un aroma perfumado a la ginebra.

Imagen sacada de http://www.raingarden.us/

Limón (Citrus limon). Proporciona un aroma limpio y fresco.

Imagen sacada de http://es.wikipedia.org/wiki/Lim%C3%B3n

Almendra (Prunus dulcis). Proporciona un sutil sabor a fruto seco.

Imagen sacada de http://www.lawebmunicipal.com/

Cassia (Cinnamomum aromaticum). Pariente cercana de la canela (Cinnamomum zeylanicum) con un aroma bastante similar.
Imagen sacada de http://www.celtnet.org.uk/

Lavanda (Lavandula). Se utiliza por su particular aroma.


Imagen sacada de http://www.decoraestilo.com/

Orris root es la raíz seca de ciertas clases de lirio (Iris germanica). Es un ingrediente comunmente utilizado en la aromatización de la ginebra (Bombay Sapphire, por ejemplo, también la utiliza).

Imagen sacada de http://pics.davesgarden.com/

Imagen sacada de http://www.dkimages.com/

Regaliz (Glycyrrhiza glabra). Esta legumbre es originaria del sur de Europa. Su nombre proviene de las voces griegas rhiza y glyks o glukus, y significa literalmente "raíz dulce". La regaliz proporciona a la ginebra un regusto dulce. También forma parte de los ingredientes utilizados en la elaboración de la cerveza Guinness.

Imagen sacada de http://www.nutricion.pro/

Angélica (Angelica archangelica). Crece salvaje en los países del norte de Europa (aquí en España tenemos la Angelica sylvestris, muy parecida, pero que no posee las propiedades de su hermana del norte) y se cultiva en Francia.

Imagen sacada de http://www.floralimages.co.uk/

Coriandro (Coriandrum sativum). Se llama coriandro a las semillas del cilantro. Aportan a la ginebra un toque alimonado.

Imagen sacada de http://realnaturals.net/

Además de la botella de Bulldog, encontré también en este supermercado la Tónica Q, de la que había oído hablar (sobre todo de su precio), y que no había tenido la posibilidad de encontrar con anterioridad, y me pareció buena idea que ambos productos se conociesen.


La tónica Q, o QTonic, llega desde Estados Unidos, concretamente desde Nueva York. Creada por Jordan Silbert, y según él mismo nos dice en la historia de esta tónica, fue creada para tener la posibilidad de poder mezclar las excelentes ginebras y los excelentes vodkas que se pueden encontrar hoy en día, con una excelente tónica, cosa que, según él, antes no era posible. La receta, que incluye agua triplemente destilada, quinina recogida a mano en los Andes peruanos, néctar de ágave ecológico y extracto de limón, fue diseñada por mixólogos (expertos en la preparación de bebidas combinadas) para que existiese un equilibrio perfecto entre dulzor y amargor. Tiene además un 60% menos de calorías que las otras tónicas.

El diseño de la botella tampoco es casual. Es fruto del trabajo de Aruliden, una empresa fundada en junio de 2006 por Rinat Aruh y Johan Liden, que son dos de los mejores diseñadores jóvenes de Estados Unidos.

Una vez hechas las presentaciones me dispuse a preparar un buen Gin&Tonic: copa ancha, hielo de agua de manantial, tira de piel de limón, Bulldog y QTonic. El resultado, a decir verdad, no fue todo lo satisfactorio que esperaba. No tanto por la ginebra sino más bien por la tónica que, a pesar de todo lo expuesto con anterioridad, no me pareció acorde con su precio (3,15€ es el precio que yo pagué por cada botella en Haley, aunque me parece que en Estados Unidos se vende al precio de 8,99$ el pack de 4 botellas, lo cual ya me parece más razonable y, sobre todo, más acorde con el producto).

En mi modesta opinión, me parece una tónica mal equilibrada (a pesar del equipo de mixólogos que la ha desarrollado) porque es bastante amarga, y además, para mi gusto, tiene muy poco gas, lo que hace que el gin&tonic resulte demasiado aguado.

De todas las tónicas que he probado hasta ahora, en cuanto a la relación calidad-precio, me sigo quedando con la Schweppes, que por cierto, no sé si debido a este resurgir de las tónicas, ahora remarcan perfectamente en el paquete que todos sus ingredientes son de origen 100% natural, además de que está hecha según la receta original de Jacob Schweppe de 1783...

En fin, como ya había dicho en mi otro post sobre Gin&Tonic, está muy bien que haya variedad a la hora de escoger una tónica o una ginebra de calidad, y que como sobre gustos no hay nada escrito, que cada cual haga la combinación que le guste más, aunque no todos seamos expertos en mixología...