domingo, 22 de febrero de 2009

Orejas de Carnaval

Las orejas de Carnaval son un postre típico en las mesas gallegas en estas fechas de Carnaval en las que nos encontramos.

Don Carnal no se puede quejar de la gran cantidad de seguidores que tiene en esta provincia de Ourense. Famosos son los carnavales del triángulo mágico que forman Xinzo de Limia, Verín y Laza. Pero también tiene seguidores por todo el mundo, como ya decía allá por el siglo XIV el Arcipreste de Hita en su Libro de buen amor:
«...Como es Don Carnal muy rico emperador
e tiene por todo el mundo poder como señor,
aves e animalias, por el su grand amor,
vinieron muy omildes, pero an gran temor...»
(Madrid, Cátedra, 1992, p. 272.)

Aunque yo no le tengo gran devoción a Don Carnal, me gusta hacer las orejas de Carnaval, más por la parte tradicional del postre que por la parte culinaria. Nunca fueron uno de mis postres favorits (yo fui siempre más de filloas), y siguen sin serlo, pero en casa gustan, y eso es lo que me anima a hacerlas (y ya llevo varios años animándome...jj)

A los que os gusten las orejas y tengáis por tradición prepararlas en casa, imagino que ya tendréis vuestra receta ancestral de orejas de Carnaval que evocará los sabores que salían de la cocina de vuestras abuelas. Esas son las recetas que deben perdurar en el tiempo y no se deben perder. A los que aún no tengan "su" receta familiar o aún no hayan encontrado una que los convenza, aquí pongo la que uso yo, que no es de mi abuela, sino de Fernando, un cocinero de Manzaneda que conocí hace unos años trabajando en Chandrexa de Queixa.

INGREDIENTES (para alrededor de 24 orejas):
- 1/2 kilo de harina floja
- 100 grs. de azúcar
- 1/2 sobre de Royal
- La ralladura y el zumo de medio limón
- 1/2 vaso de leche
- 2 huevos
- 65 grs. de manteca cocida de vaca (o mantequilla)
- Un pellizco de sal
- Un chorrito de anís

PREPARACIÓN:
1- Amasar todo bien durante unos 10 ó 15 minutos. Si fuese necesario se puede añadir más harina, la justa para que no se nos pegue la masa a las manos. Si le echásemos demasiada harina quedarían demasiado duras.

2- Tapar la masa con un paño y dejarla descansar durante por lo menos media hora.

3- Estirar la masa con un rodillo lo más fina que se pueda y cortarla dándole la forma de oreja (yo normalmente, para eso, utilizo un cortapizzas). Ésta es la manera más fácil de hacerlo, aunque esta vez, lo que hice fue tomar porciones individuales de masa y estirarlas con el rodillo, y quedaron con la forma que podéis ver en la foto.


4- Freír en aceite de oliva bien caliente, dándoles la vuelta cuando estén hechas por un lado.

5- Al sacarlas del aceite, ponerlas sobre papel absorbente y espolvorear algo de azúcar glas por encima.


Un apunte en relación a los ingredientes: yo siempre había usado mantequilla normal para hacerlas, pero leí en la receta de las orejas de Carnaval de delokos, que usa manteca cocida de vaca, y este año la usé por primera vez en las orejas, y la verdad es que no se nota demasiado el cambio como se podría notar por ejemplo en un cake, pero la manteca de vaca siempre fue de uso más tradicional en Galicia, por lo que entiendo que para hacer unas orejas al "estilo antiguo" es más adecuado usar este tipo de manteca. Yo la encuentro en el supermercado Froiz que está cerca de mi casa, de Larsa. No sé si será demasiado fácil encontrarla fuera de Galicia, pero de todos modos si no la podéis encontrar no os preocupéis demasiado, usad la normal y ya está.

Os recomiendo que le echéis una ojeada al blog de delokos, en el que, además de su estupenda receta de las orejas de Carnaval, hay también una reseña sobre el I Concurso de Orellas de Santiago y comarca, que tuvo lugar el pasado 16 de febrero, y que tuvo como ganadora a la Pastelería Miguel Ángel, de Bertamiráns, Ames. Una muy buena iniciativa que trata de que no se desvirtúen los sabores tradicionales y que no se pierdan las recetas que forman parte de nuestra tradición culinaria.

¡¡Buen provecho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada