viernes, 2 de enero de 2015

Cebiche de langostinos y mango

Esta receta la suelo preparar habitualmente por estas fiestas navideñas, aunque la he ido variando desde la original hasta dar con ésta que, creo, es la versión definitiva.

La receta está sacada del libro de Eva Celada Los secretos de la cocina con cerveza (Belacqva, 2008), donde aparece con le nombre Tosta de cebiche de gambas y mango a la cerveza al estilo Barbacán, aunque no tengo ni idea de qué es el estilo Barbacán, y por eso no aparece en el título de esta entrada.

El cebiche, ceviche, sebiche o seviche (la RAE admite las cuatro formas) es un plato que consiste en pescado, marisco, o ambos, marinados en el zumo de algún cítrico, normalmente zumo de lima. Esto no quiere decir que el pescado o el marisco esté crudo, sino que está "cocinado" por los ácidos que contienen los cítricos. Aunque es originario de Latinoamérica (probablemente Perú), hoy en día es un plato muy extendido por todo el mundo.

En esta versión, he sustituido la tosta de pan de la receta original por una tortilla de trigo, al estilo de las que se usan en México para comer las fajitas, burritos, tacos, etc, ligeramente tostada en el horno. Las tortillas de maíz también podrían servir, aunque su sabor más intenso contrarrestaría demasiado el sabor del cebiche.

Cebiche de langostinos y mango

INGREDIENTES (para unas 6 tortillas):
- 6 tortillas mexicanas de trigo
- 1/2 kg de langostinos o gambas
- 1 cebolla morada pequeña
- 2 tomates bien maduros, aunque firmes
- 1 mango no muy maduro
- 2 limas
- Orégano
- Aceite de oliva virgen extra
- 1 hoja de laurel
- Sal
- Cilantro picado

PREPARACIÓN:
1- Se escaldan los langostinos en agua hirviendo durante 1 minuto o hasta que cambien de color. Se sacan y se meten en un recipiente con agua fría para que no cuezan más. Se escurren bien y se trocean finos.

2- Poner en un cuenco los langostinos troceados con el zumo de las dos limas, sal, orégano al gusto y un chorrito de aceite de oliva. Se mezcla bien y se deja reposar 5 minutos en la nevera.

3- Mientras tanto, se cortan los tomates por la mitad, se les quitan las semillas, y se trocean en trozos más bien pequeños.

4- Se pica la cebolla morada (que no se debe lavar para que no pierda su sabor) también en trozos pequeños.

5- Se saca el hueso al mango y se pica también en dados pequeños.

6- Se añaden los tomates, la cebolla, el mango y la hoja de laurel. Se vuelve a mezclar todo bien y se mete en la nevera durante 30 minutos bien tapado con un film de cocina.

7- Poco antes de servir se meten las tortillas de trigo en el horno, a 180ºC, durante un par de minutos o hasta que se vean ligeramente tostadas y crujientes. Se sacan las tortillas del horno, se dejan enfriar un poco, y se colocan unas cucharadas de cebiche sobre cada una de ellas.

8- Se sirven espolvoreadas con un poco de ralladura de lima por encima y cilantro picado al gusto. Se come con las manos.

PUNTUALIZACIONES:
- Aunque la receta original lleva cerveza con limón (Shandy), yo no suelo ponerle.

- Cuando hablamos de cilantro (o culantro) nos referimos a las hojas, no a las semillas, que tienen un sabor y una textura totalmente diferentes.

- También se pueden añadir unos chiles picados (y sin semillas) junto con las otras verduras. Éstos aportarán un toque picante al plato, aunque conviene no pasarse. Yo no he puesto.

- Si no se encuentra cebolla morada se puede usar la blanca, aunque la morada suele ser más suave y aporta más colorido al plato.

- Como ya he dicho antes, se pueden sustituir las tortillas de trigo por las de maíz, pero también por unas tostas bien finas de pan ligeramente tostado, o incluso se puede servir en el plato directamente para comer con tenedor. Yo he comprado las mías en el súper, aunque igual la próxima vez me animo a hacerlas con la Thermomix: Tortitas de trigo para burritos mexicanos.

- Se pueden usar tanto gambas, más pequeñas y con una carne más jugosa, o langostinos. Yo he optado por los langostinos.

- No conviene cocer demasiado los langostinos al principio, puesto que acabarán de "cocinarse" mientras maceran con el resto de ingredientes.

- Normalmente este plato se sirve como entrante, y puede (debe) prepararse con antelación. Incluso al día siguiente sigue estando bueno.

- La cantidad de tortillas que se pueden servir dependerá, obviamente, de la cantidad de cebiche que pongamos encima. A mí me ha dado para 6 tortillas bastante rellenas, aunque se podría estirar hasta 7 u 8 sin problema.

Un plato que, sin duda, pondrá un toque de color (y de sabor) en la mesa.