lunes, 30 de septiembre de 2013

Tapas&Blogs en Adegas Morgadío

El pasado 14 de septiembre tuve la oportunidad de asistir a una nueva edición de Tapas&Blogs Galicia en la bodega que tiene el grupo Reboreda Morgadío en el pueblo de Albeos (Crecente).

El ayuntamiento de Crecente se encuentra en la comarca de A Paradanta y, a pesar de que no es una comarca costera, el vino de Morgadío se encuentra amparado por la DO Rías Baixas, dentro de la subzona del Condado do Tea. El hecho de que las cinco subzonas que conforman esta denominación no estén, a veces, ni siquiera próximas entre ellas, hace que el vino que se elabora en cada una de ellas tenga sus propios matices, pero todas ellas mantienen la uniformidad en cuanto a clima atlántico suave y húmedo, y a que en todas ellas gobierna una reina indiscutible: la uva albariño.

Uva albariño
El origen de esta variedad de uva no se sabe con certeza. Hay quien se decanta por la teoría de los monjes cistercienses que la trajeron desde centroeuropa al monasterio de Armenteira, en la comarca de O Salnés, allá por el siglo XII, y que ahí pudieron comprobar la excelente adaptación de esa variedad de vid a la zona. Y hay quien opta por la teoría de que es una variedad autóctona de Galicia.

Teorías aparte, lo que sí es seguro es que a día de hoy, el vino albariño es, junto con el cava catalán, el vino blanco más conocido (y apreciado) fuera de nuestras fronteras. En Adegas Morgadío son conscientes de ello, por eso no cejan en el empeño de seguir abriendo mercados internacionales de la mano de Ana Méndez, directora de exportación, y Jacob Sanjurjo, director comercial. Uno de los países donde más aceptación tienen los vinos de Morgadío es Estados Unidos, donde publicaciones especializadas tan prestigiosas como Wine Spectator (noviembre 2005) o Food&Wine (octubre 2006), entre otras, han alabado sus virtudes.

La finca que Adegas Morgadío tiene en Albeos alcanza actualmente una extensión de 60 hectáreas, dedicadas en su práctica totalidad al cultivo de la variedad albariño.

Durante nuestra visita a la finca, pudimos ir probando las uvas dentro de tres cotas de altura bien definidas: finca baja, finca media y finca alta. A pesar de que siempre era uva albariña, se podía apreciar perfectamente la diferencia de sabor, de acidez, existente entre las uvas de las distintas cotas, debido no solo a la altura, sino también a la composición del suelo.

Jacob Sanjurjo y Rubén Amorín
Al finalizar la visita a la viña, tocó ponerse a "trabajar". Y el trabajo consistía en catar los vinos producidos a partir de las tres zonas diferenciadas dentro de la viña, y mezclarlos en una proporción determinada, de modo que pudiésemos decidir entre todos el coupage que más nos gustase.

Sirviendo las diferentes mezclas
Y tras las deliberaciones, llegaron las votaciones y el coupage ganador.

Jacob y Ana con el coupage ganador
Este coupage daría lugar a la gran sorpresa que nos tenían preparada en la bodega: el lanzamiento para la venta de 600 botellas del vino "Morgadío Tapas&Blogs" a través de la página de venta on-line de Reboreda Morgadío, que estará a punto en los próximos días.

Firma de los "maestros mezcladores"...

... y manifiesto.
Se trata de un vino de la cosecha de 2012, 100% albariño, y que los asistentes a este evento ya pudimos degustar junto con la comida en la propia bodega.

Ana Méndez, con el Morgadío Tapas&Blogs
Pero antes de la comida, Ana y Jacob nos acompañaron por la bodega y por sus instalaciones, que estaban a punto para empezar a recibir las uvas de 2013 y empezar a producir el tan deseado caldo.

Visita a la bodega
La comida corrió a cargo del restaurante Os Pirús, de la vecina localidad de Arbo. Como entrantes tomamos empanada de zamburiñas y unos excepcionales berberechos al vapor, acompañados del vino Morgadío Tapas&Blogs.

A continuación unas deliciosas almejas a la marinera.

Y como plato principal, un rollo de carne con su guarnición.

De postre tomamos la ya famosa tarta de filloas que tantas veces comí en el restaurante junto con mis compañeros de trabajo, y de la que intenté hacer mi propia versión, aunque tengo que confesar que no he llegado nunca a igualar el original. La tarta iba acompañada de una bola de helado y unos frutos rojos. Una delicia.

Fue, en definitiva, una jornada entrañable, de reencuentro de bloggers, y de reencuentro también con los anfitriones Ana y Jacob después del anterior encuentro de gastrobloggers en O Ribeiro, en septiembre de 2012.

Me gustaría dar las gracias a los organizadores, Rubén Amorín de Ni mata ni engorda, Carmen Albo de Guisándome la vida; a los anfitriones Ana Méndez y Jacob Sanjurjo, por la pasión y por cariño que sienten por el vino que producen, y que tan bien saben transmitir a los demás; y al resto de bloggers con los que compartí esta experiencia: Berta Castro, de El sabor de lo dulce, Marta Valcarce de Travi en la cocina, Sandra Novo de Galletas para Matilde, Laura Eiriz de La cocina de Mezquita, Alberto Ribas de Máis grelos, Mercedes Blanco de Aprendiz de Chef, e Inés Banet de Matibascorner.

Aquí queda la foto de grupo al finalizar esta estupenda jornada...