sábado, 13 de julio de 2013

Tapas&Blogs en Narón: Pemento do Couto y Tomate Negro de Santiago

El pasado sábado día 6 de julio tuve la oportunidad de asistir a una nueva edición del Tapas&Blogs. Esta nueva edición nos llevó hasta Narón (A Coruña) para conocer dos productos que se cultivan en la zona y que se comercializan a través de la Cooperativa O Val: el Pemento do Couto y el Tomate Negro de Santiago.

El Pemento do Couto es una variedad de pimiento, parecida a los famosos pimientos de Padrón (o de Herbón), aunque se diferencian de estos últimos en que son más carnosos, un poco más grandes, y la mayor diferencia: a los Pementos do Couto no se les puede aplicar el famoso dicho de "unos pican y otros no", porque no pica ninguno de ellos.

El picante de los pimientos lo provoca la capsaicina, un compuesto químico que se encuentra exclusivamente en las plantas del género Capsicum, como la que hoy nos ocupa, el Capsicum annuum L. o Pemento do Couto.

El Pemento do Couto cuenta con Indicación Geográfica Protegida (IGP) desde junio de 2009, quedando aprobrado su reglamento en mayo de 2010. Pertenecen a este indicación los pimientos cultivados en la comarca de Ferrol, en los municipios de Ferrol, Narón, Valdoviño, Cedeira, Moeche, As Somozas, San Sadurniño, Neda, Fene, Mugardos y Ares.

El origen de esta variedad de pimiento no está demasiado claro, aunque parece ser que hay que buscarlo en el siglo XVIII en el monasterio de San Martiño de Xuvia (Narón), en el que un abad de este monasterio, después de servir unos pimientos picantes a unos ilustres visitantes, y con el consiguiente desagrado de estos, se puso a seleccionar las semillas sin capsaicina hasta obtener las semillas de los Pementos do Couto. Cuando estos visitantes volvieron años después al monasterio pudieron degustar unos pimientos que no picaban.

El Tomate Negro de Santiago es una variedad de tomate rojo verdoso que casi se había perdido, y ahora ha sido recuperado por el CIAM (Centro de Investigacións Agrarias de Mabegondo). La Cooperativa O Val está haciendo un verdadero esfuerzo para intentar que esta variedad de tomate entre de nuevo en el mercado y que sea el consumidor el que decida si el tomate negro de Santiago puede competir con los kumato o con los raf que tan de moda se han puesto ultimamente.

Después de una época reciente en la que los únicos tomates que se podían encontrar en las tiendas y grandes superficies eran los tomates con una apariencia perfecta pero sin olor y sobre todo sin sabor, ahora la tendencia es la vuelta al origen, al tomate "feo", al tomate no homogéneo en color, al tomate con disparidad de calibre, en definitiva, al tomate que sabe a tomate, y en esto, el tomate negro de Santiago tiene mucho que decir.

En nuestra visita a los invernaderos donde se produce, pudimos comprobar que, simplemente con unas arenas de sal, tiene un sabor realmente intenso.

Al contrario que los tomates de consumo masivo, esos con ese color rojo perfecto que podemos encontrar todo el año en el supermercado, el tomate negro de Santiago es un producto estacional que solo se encuentra durante el verano y en muy pocos lugares que estén alejados de su zona de producción. Además, el hecho de recogerlos en su punto óptimo de maduración, hace que su durabilidad no sea demasiado prolongada.

Pasemos al evento propiamente dicho.

Comenzamos la jornada en la sede de la Cooperativa O Val, donde fuimos recibidos por Pablo Villamar, concejal de Promoción Económica; María Rodríguez Porto, concejala de Turismo; y por Benito Castro, presidente de la Cooperativa O Val. El propio Benito nos acompañó a visitar unos invernaderos donde se cultivan tanto el Pemento do Couto como los Tomates Negros de Santiago. Allí, in situ, pudimos comprobar las tremendas propiedades culinarias de este último.
María Rodríguez, Pablo Villamar y Benito Castro
A continuación nos dirigimos al monasterio de San Martiño de Xuvia, lugar que tradicionalmente se considera el origen del Pemento do Couto.
Monasterio de San Martiño de Xuvia
Allí, el historiador, arqueólogo y archivero del Concello de Narón, Andrés Pena Graña, nos contó la historia del origen de este pimiento, así como otras relacionadas con el monasterio y con su historia.
Andrés Pena Graña
Después nos dirigimos al Restaurante Casa Pendás donde, de la mano del chef Alfonso González Pendás, tuvimos ocasión de degustar algunos platos elaborados con los dos productos protagonistas del día.

Comenzamos con unos Pementos do Couto fritos en el momento del aperitivo.

Ya en el salón, el primer plato consistió en una sencilla ensalada con tomate negro, pemento do Couto crudo y lechuga. Todo ello aliñado simplemente con sal Maldon y aceite de oliva virgen extra.

La ausencia de vinagre en el plato responde a que éste enmascararía el sabor del tomate.

El siguiente plato era un tomate negro escalfado, con pemento do Couto en tempura, ali oli y guisantes crudos.

A continuación una cigala a la plancha marcada solo por un lado, con maíz, sobre mermelada de tomate negro.

El pescado consistió, primero en una merluza de Celeiro con salsa de pemento do Couto...

...y después en un lomo de atún a la plancha con pimiento rojo y tirabeques.

El plato de carne consistía en una carrillera de ternera con reducción de su propia salsa, pemento do Couto frito y brote de puerro.

Y ya para el postre, el plato quizás más sorprendente de todos: unos careixóns (fresas silvestres) con tomate negro y vinagre balsámico.

Un menú de lujo en el que los ingredientes protagonistas eran unos humildes pimientos y tomates. Pero esta vez se trataba de unos pimientos y unos tomates de excepcional calidad: el Pemento do Couto y el Tomate Negro de Santiago.

Esperemos que en la Cooperativa do Val sigan trabajando tan duro como hasta ahora en la divulgación de estos dos productos, y que podamos encontrarlos cada vez con mayor facilidad en todos los mercados no solo de la comarca de Ferrol, sino en los de toda Galicia e incluso España para que todos podamos disfrutar de ellos.

miércoles, 3 de julio de 2013

Sanxenxo Degusta Tapas

El domingo día 16 de junio tuve la oportunidad de asistir en Sanxenxo a un encuentro de gastrobloggers organizado en torno a la IV edición del certamen Sanxenxo Degusta Tapas, organizado por el Concello de Sanxenxo y por Turismo de Sanxenxo.

La edición de este año se celebró del 17 de mayo hasta el 23 de junio, y fue la edición más numerosa en cuanto al número de participantes y en cuanto al número de tapas presentadas a concurso, puesto que participaban un total de 34 establecimientos y se presentaron un total de 79 tapas.

Aquí está mi crónica de lo vivido (y sobre todo de lo comido) esos días.

Como llegué el día anterior, ya pude empezar a probar por mi cuenta algunas de las tapas que se presentaban a concurso. He de decir que, de entre todas las propuestas, había tapas para todos los gustos. Me sorprendió la presentación del Sandwich de mar y del Canutillo de choco, del Paseo Gastrobar, aunque luego su sabor no fuese del todo bueno. Me gustaron, por su sencillez, las tapas de la Taberna Arca, especialmente las Cocochas de bacalao. Me sorprendieron también las tapas presentadas a concurso por La Taberna de Rotilio, no ya por la indudable calidad de las tapas de este ex estrella Michelín, sino por la inclusión del Trío de profiteroles salados en el grupo de tapas tradicionales, puesto que la Sardina ahumada con tomate y queso parmesano participaba como tapa creativa. La noche terminó con unos Cacahuetes el sol, cóctel presentado a concurso en la Cervecería Ámbitus (Sanxenxo) en la modalidad de cócteles con alcohol. Un cóctel muy dulce aunque agradable de beber, con base de crema de whisky, licor de avellana, cacahuetes triturados (o quizás mantequilla de cacahuete) y hielo picado.

Al día siguiente, una vez reunidos los bloggers participantes, Eugenio García de La cocina delokos, Rocío Garrido de La cocina de mi Abuelo, Anna Mayer de Annalibera, Jorge Guitián de Diario del gourmet de provincias y del perro gastrónomo, Fidel Martín de El turista cultural, y yo, nos dirigimos al puerto de Portonovo, donde nos esperaba José Antonio Gómez, patrón mayor de la cofradía de pescadores de Portonovo, quien nos explicó algunos aspectos sobre el funcionamiento del puerto pesquero, así como los diferentes tipos de artes de pesca que emplean los pescadores de este puerto, como el cerco o el xeito, o las especies más habituales que llegan aquí, como la sardina o la merluza.
José Antonio Gómez
También tuvimos la oportunidad de visitar la lonja, que está en obras, y que, cuando se termine, dispondrá de un lugar al que podrán acceder los turistas para ver el funcionamiento de la subasta del pescado sin entorpecer a trabajadores ni a compradores.

La siguiente visita fue la realizada a la bodega Eidos de Padriñán, también en Sanxenxo. Allí, de la mano de los responsables de la bodega, tuvimos la oportunidad de visitar alguna de las viñas de las salen las uvas con las que se elaboran los deliciosos caldos que tuvimos ocasión de catar en la maravillosa terraza de la bodega: Eidos de Padriñán, Veigas de Padriñán, y un sorprendente Contraaparede, madurado durante casi 4 años en cubas de acero.
Cata de vinos en Adega Eidos
Todas las variedades son elaboradas con uva albariña 100%. Como se puede apreciar en la foto, en plena floración.
Floración de la uva albariña
Una vez terminada la visita a la bodega, comenzamos con la degustación de las tapas presentadas a concurso. La primera parada nos llevó a Todoababor (Portonovo). Las tapas presentadas a concurso eran unas Nécoras rellenas, los Huevos Todoababor y, la mejor de las tres, Guiso marinero.
Guiso marinero. Todoababor (Portonovo)
La siguiente parada, y sin salir de Portonovo, fue el Mar do Pintor. Las tapas eran una Brocheta de pescado, y una Hamburguesa del Mar. Las dos bastante buenas, aunque a esta última le faltaba algún ingrediente que le diese algo de jugosidad.
Brocheta de pescado. Mar do Pintor (Portonovo)
A continuación nos fuimos hasta Sanxenxo, al Restaurante Sabino, un lugar en el que, aunque no es lugar de tapeo al uso, nos deleitaron con un delicioso Foie de rape con salsa marina en la categoría de tapa creativa, y unos no menos deliciosos Chipirones rellenos con salsa bilbaína en la categoría de tradicional.
Foie de rape con salsa marina. Restaurante Sabino (Sanxenxo)
Seguidamente, y sin salir de Sanxenxo, nos dirigimos al Bar Berberecho. Las tapas de este local consistían en unos Huevos rotos con patatas nuevas y crujiente de jamón, y en un Falso risotto de berberechos y queso del Cebreiro. Las dos tapas estaban bien, aunque la sustitución de arroz por orzo (que es una pasta seca con forma parecida a un grano de arroz) en el falso risotto no acabó de convencerme.
Falso risotto de berberechos y queso del Cebreiro. Bar Berberecho (Sanxenxo)
Y por fin, ya la última etapa de nuestro recorrido nos llevó hasta el Ollares da Ría, en las afueras de Sanxenxo. Un restaurante con unas vistas espectaculares sobre la ría de Pontevedra.
Ría de Pontevedra con las Illas Cíes al fondo. Restaurante Ollares da Ría (Sanxenxo)
Allí pudimos degustar las tres tapas presentadas a concurso: Surtido de setas y champiñones encebollados, Carrillera estofada con uvas confitadas al tomillo limonero, y una "Zamburguesa" sobre panecillo de sésamo con cebolla confitada, brotes tiernos y guarnición de patata. La zamburguesa no es más que la curiosa combinación en una hamburguesa de zamburiñas y carne de cerdo.
Zamburguesa sobre panecillo de sésamo con cebolla confitada, brotes tiernos y guarnición de patata. Restaurante Ollares da Ría (Sanxenxo)
Sacando fuerzas de donde no había, nos tomamos el postre, que consistió en un Coulant de chocolate.
Coulant de chocolate. Restaurante Ollares da Ría (Sanxenxo)
Y ya para terminar un cóctel que también se presentaba a concurso dentro de la categoría de cócteles con alcohol: Combinado de frutos del bosque.

Todas estas tapas que acabo de mencionar aquí, no son más que una pequeña representación de todas las tapas que se presentaban a concurso. Probarlas todas en dos días, obviamente, resultaría imposible. Y el hecho de que en cada edición del concurso no dejen de crecer tanto los locales participantes como las tapas presentadas a concurso, demuestra el interés creciente, por parte tanto de hosteleros como de clientes, en una oferta cada vez más variada y en productos cada vez de mayor calidad.

Aquí están los ganadores de este año:
TAPAS:
- TAPA CREATIVA DEL PUBLICO: O Rincón dos Barcos, con el Solomillo en pincho con tetilla y uva dulce.
- TAPA TRADICIONAL DEL PÚBLICO: Bar Berberecho, con los Huevos rotos con patatas nuevas y crujiente de jamón.
- TAPA CREATIVA DEL JURADO PROFESIONAL: La Taberna de Rotilio, con Sardina ahumada con tomate y queso parmesano.
- TAPA TRADICIONAL DEL JURADO PROFESIONAL: Lito Pescador, con Unha noite no muíño.

CÓCTELES:
- CÓCTEL CON ALCOHOL DEL PÚBLICO: Horus Coffee Drink, con Sangririnha Tropical.
- CÓCTEL SIN ALCOHOL DEL PÚBLICO: Horus Coffee Drink, con Sunset Mojito.
- CÓCTEL CON ALCOHOL DEL JURADO PROFESIONAL: O Rincón dos Barcos, Daikiri de sandía.
- CÓCTEL SIN ALCOHOL DEL JURADO POPULAR: Me Da Igual Cocktail Café, con Yammy pineapple.

¡¡¡Enhorabuena a los ganadores!!!