lunes, 27 de mayo de 2013

Salmón en croûte

Este plato lo hice el domingo pasado y nos encantó. Rápido, sencillo y rico. En la línea que nos tiene acostumbrados ya Jamie Oliver: salmón en croûte.

Esta receta está sacada del libro La Escuela de Cocina (Ministry of Food) de Jamie Oliver, un libro de cocina para principiantes en el que Jamie Oliver se propone que cualquiera que no haya cocinado nada nunca, sea capaz de hacer cualquiera de los platos que aparecen ahí. Así que, no hace falta decir que esta receta no entraña ninguna dificultad.

El término "en croûte" significa literalmente "en corteza", y es una técnica de cocina que consiste en preparar alguna comida dentro de una masa de hojaldre y cocinarla en el horno. En este caso, el salmón no queda totalmente envuelto en el hojaldre, sino solo parcialmente.

Salmón en croûte

INGREDIENTES (para 2 personas):
- 250 g de masa de hojaldre rectangular
- 500 g de salmón en un solo filete
- 2 cucharadas de paté de aceitunas negras
- Unas hojas de albahaca fresca
- 2 tomates maduros
- Media bola de mozzarella fresca
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta negra recién molida
- 1 huevo

PREPARACIÓN:
1- Lo primero que hay que hacer es preparar el filete de salmón. Para ello hay que sacarle todas las espinas con ayuda de una pinza. La piel se deja.

2- Se estira la masa de hojaldre hasta que sea un poco más grande que la pieza de salmón. Se echa un poco de harina en la bandeja del horno y se coloca el hojaldre encima.

3- Se salpimenta el salmón por los dos lados, se rocía con un poco de aceite de oliva y se coloca en el centro de la placa de hojaldre con la piel hacia abajo.

4- Se extiende una fina capa de paté de aceitunas por encima del filete. Se colocan las hojas de albahaca por encima, unas rodajas de tomate, y unos trozos de mozzarella. Se vuelve a salpimentar todo bien y se echa un poco de aceite de oliva por encima.

5- Se doblan los lados del hojaldre hacia adentro pero sin tapar el salmón.

6- Se bate el huevo y, con la ayuda de un pincel, se pinta el hojaldre.

7- Se mete en el horno precalentado a 200ºC durante unos 35 minutos o hasta que se vea que el hojaldre está bien doradito.

PUNTUALIZACIONES:
- Es conveniente que el filete sea de la parte delantera o intermedia del salmón para que sea una pieza rectangular. Si la comprásemos de la parte de la cola, tendría forma triangular y no se cocería de modo uniforme.

- El hojaldre puede ser fresco o congelado, pero es importante que tenga forma rectangular y no redonda.

- Para sacar las espinas al salmón yo utilizo una pinza de depilar. No es un trabajo tan laborioso como puede parecer a priori y, a la hora de comerlo, se agradece no encontrar ninguna espina en el plato, especialmente si hay niños sentados en la mesa.

- La cantidad de paté de aceitunas es orientativa. Se puede echar más o menos cantidad en función de si gusta más o menos. Este paté se puede encontrar con facilidad en tiendas gourmet, grandes superficies o tiendas de comida ecológica. Aunque el que yo he usado solo lleva aceitunas negras, aceite, sal y hierbas, también se puede sustituir por una tapenade provenzal de aceitunas negras y anchoas.

- Este plato también queda muy bien con trucha o incluso con un pescado menos graso como el bacalao.

Un plato espectacular que cualquiera puede preparar sin problemas.

¡¡Buen provecho!!

domingo, 19 de mayo de 2013

Gofres belgas con cerveza

Hace tiempo me compré la gofrera del Lidl y, después de buscar recetas por ahí, encontré ésta en una de mis blogs de referencia: i-recetas. Esta receta me gustó especialmente porque es la receta tradicional de los gofres belgas, y además porque está hecha con cerveza belga, al contrario que muchas recetas que se pueden encontrar por la red, y eso, para un cervecero, lo decide todo.


A pesar de que me ceñí bastante a la receta original, añadí un ingrediente que, para mí, hace que los gofres tengan un toque especial: el azúcar perlado. Sé que por aquí no es nada fácil de encontrar y, si lo encuentras, lo pagas a un precio bastante elevado, por lo que mi opción fue hacerlo yo mismo y casi al momento (luego explicaré cómo).

La cerveza que empleé para la masa de los gofres es la witbier de Hoegaarden.


Las witbier belgas o cervezas blancas de Bélgica tienen su origen en Brabante y en Lovaina, y se caracterizan por su turbidez pálida (de ahí el nombre de cervezas blancas), y por estar aromatizadas con cáscara de naranja curaçao y con cilantro, lo cual les confiere un sabor ligeramente ácido y refrescante, además del ligero amargor proporcionado por el lúpulo. Son cervezas de trigo (lo cual va muy bien para la elaboración de este postre a base de harina de trigo), aunque el trigo de estas cervezas, a diferencia de las cervezas de trigo alemanas, es trigo crudo, sin maltear. Son cervezas, como ya he dicho, con muy poco amargor, por lo que su sabor no se notará excesivamente en los gofres.

Gofres belgas


INGREDIENTES (para 8 gofres):
- 5 g de levadura fresca de panadería (o 2 g de levadura seca)
- 4 huevos
- 70 g de azúcar
- 5 ml de esencia de vainilla
- 150 ml de cerveza de trigo belga
- 300 g de harina de fuerza
- 100 g de mantequilla derretida y fría
- Una pizca de sal
- 70 g de azúcar perlado
- Unos 20 g de mantequilla derretida caliente para pincelar la gofrera.

AZÚCAR PERLADO:
- 70 g de azúcar
- 70 g de agua aprox.

PREPARACIÓN:
1- En un bol se mezclan la levadura, los huevos, el extracto de vainilla, el azúcar y la mitad de la cerveza. Se bate bien con las varillas.

2- Se va añadiendo la harina poco a poco, mezclando con cuidado. Cuando esté integrada se añade la mantequilla derretida, la otra mitad de la cerveza y la sal. Mezclar bien hasta obtener una masa homogénea.

3- Se deja reposar unas 12 horas fuera de la nevera o unas 24 dentro de la nevera, tapado con film transparente.


4- Pasado ese tiempo veremos que ha subido bastante y está esponjosa. Se añade el azúcar perlado y se remueve todo bien.

5- Poner a calentar la gofrera y derretir la mantequilla en el microondas. Cuando la gofrera alcance la temperatura, se pincela con la mantequilla y se añaden un par de porciones de masa. Se cocinan los gofres hasta que estén tostados, pero sin llegar a quemarse.

6- Continuar hasta terminar toda la masa.

7- Se pueden comer solos, aunque lo mejor es acompañarlos con sirope de arce, chocolate derretido, helado, fruta fresca, mermelada, etc.


AZÚCAR PERLADO EXTRARRÁPIDO:
- Se echa el azúcar con el agua en una sartén como para hacer caramelo. Una vez se haya "secado" el azúcar, y antes de que se empiece a quemar, se echa sobre un papel de hornear y se espera a que se solidifique.

- Una vez solidificado, se tapa con el propio papel como si fuese un sobre y se machaca con el rodillo, aunque sin pasarse porque nos interesa que nos queden "perlas" de azúcar y no volver al estado original del azúcar.

PUNTUALIZACIONES:
- La cerveza Hoegaarden wit es relativamente fácil de conseguir en muchos supermercados y grandes superficies. Si no se consigue, se puede usar alguna cerveza de trigo alemana, como la archiconocida Franziskaner, o mejor la Paulaner weiss. Si no se puede conseguir ninguna de estas cervezas, o simplemente no se tiene a mano, se puede usar cualquiera, aunque no voy a ser yo quien descubra que la calidad de los ingredientes tiene relación directa con la calidad del resultado final del plato.

- En lugar de usar levadura de panadería, en mi caso utilicé las lías de levadura que quedaron en el fondo del fermentador en la última tanda de cerveza casera. Desde que vi en un documental cómo las uitilizaban en una granja alemana para fabricar pan de cerveza, mi intención siempre ha sido darles algún uso en lugar de tirarlas por el desagüe, y tengo que reconocer que es la primera vez que obtengo unos resultados satisfactorios (4 cucharadas para esta receta).


- Obviamente, en caso de no poder conseguir lías de cerveza frescas, la única alternativa es la utilización de levadura de panadería, bien sea fresca, o bien seca. La que no vale en ningún caso es la levadura química, polvo de hornear, o como se le quiera llamar, porque esa levadura (que no es levadura) es adecuada para masas batidas que no tienen que fermentar.

- Se puede hacer la mitad de cantidad para cuatro gofres, aunque lo mejor es aprovechar para hacer los ocho gofres aunque no se vayan a comer, porque se pueden congelar. En este caso lo único que hay que hacer es no cocinarlos tanto para poder terminar de cocinarlos después de sacados del congelador.

- La manera de hacer el azúcar perlado que puse anteriormente quizás no sea la más ortodoxa, pero te saca del apuro. También se puede hacer de la manera tradicional, es decir, dejando el almíbar durante varios días en un recipiente hasta que se solidifica. Hay un montón de enlaces por la red, solo hay que teclear "receta azúcar perlado" en cualquier buscador y listo.

- No importa si los gofres no quedan con una forma perfecta y todos iguales. Se supone que son caseros, no?


La mejor bebida para acompañar a estos gofres es, sin duda, una cerveza belga, sea Hoegaarden o cualquier otra... ;)