martes, 25 de diciembre de 2012

Galletas de jengibre

Los helados son para el verano, y las galletas de jengibre son para la Navidad... Por supuesto esto es mentira, tanto una afirmación como la otra. La receta de hoy es un clásico de estas fiestas, sí, pero se puede preparar en cualquier época del año.

Hay multitud de recetas de galletas de jengibre, todas bastante parecidas. Esta que yo hago, y que vengo haciendo desde hace años, está sacada del libro de Isabel Maestre Repostería y Pastelería (Espasa Calpe, 1991) y del que ya he puesto varias recetas.

Galletas de jengibre

INGREDIENTES:
- 140 g de mantequilla en pomada
- 150 g de azúcar
- 1 huevo
- 75 ml (105 g) de melaza de caña
- 5 g de canela molida
- 2,5 g de clavo molido
- 2,5 g de jengibre en polvo
- 2,5 g de bicarbonato
- 375 g de harina
- Una pizca de sal

PREPARACIÓN:
1- Se mezcla bien la mantequilla con el azúcar. Una vez tengamos una mezcla homogénea añadimos el huevo y batimos bien. A continuación se añade la melaza y se vuelve a remover bien.

2- Se añaden las especias y el bicarbonato, la sal y se vuelve a mezclar todo bien.

3. A continuación se añade la harina y se amasa hasta obtener una masa que no se pega a las manos. Si es necesario se puede añadir algo más de harina, pero sin pasarse (la justa para que no se pegue a las manos).

4- Se introduce la masa en la nevera durante dos horas para que coja consistencia.

5- Pasadas dos horas se enciende el horno a 180ºC. Se saca la masa de la nevera. Se echa algo de harina sobre la mesa de trabajo y, con la ayuda de un rodillo, se estira la masa hasta que tenga un grosor de alrededor de medio centímetro.

6- Con la ayuda de cortapastas con formas se van sacando porciones de masa y se van colocando encima de un silpat o de un tapete de silicona para horno. Los recortes de masa se vuelven a amasar y se vuelven a estirar otra vez con el rodillo. Se siguen cortando porciones de masa hasta que ésta se acabe.

7- Se introducen la bandeja en el horno unos 12 a 15 minutos (el tiempo dependerá del grosor). Las mías estuvieron 14 minutos.

8- Se sacan las galletas del horno y se colocan encima de una rejilla hasta que se enfríen del todo.

PUNTUALIZACIONES:
- Las cantidades de especias que vienen en la receta original son iguales, es decir, 5 gramos de cada una de ellas, pero a mí me gusta más esta proporción. Cada cual que adapte las proporciones de cada especia a su gusto. Ojo con el jengibre, porque si nos pasamos nos quedarán unas galletas picantes (lo digo por experiencia...).

- En el libro vienen las cantidades para hacer el doble de galletas, pero con estas cantidades que yo pongo ya da para tres bandejas de horno.

- Si no se encuentra melaza de caña se puede sustituir por 125 gramos de panela (o un buen azúcar moreno) y una cucharada de agua. Yo compré la mía en Carrefour (la encontré al lado de la miel). Otro buen lugar para comprar melaza es alguna tienda de comida ecológica o tienda gourmet.

- Si no se tiene un tapete de horno, se puede usar papel de horno pintado con mantequilla parar evitar que las galletas se peguen.

- Si se quiere, se pueden dejar las galletas algo más gruesas, dependiendo del gusto de cada uno. Si se dejan más gruesas, puede que necesiten algo más de tiempo de horno.

- Una vez frías se pueden decorar con alguna glasa, como por ejemplo la glasa real hecha con clara de huevo y azúcar. Otra forma de decorarlas es hacer lo que yo hice: espolvorearlas con algún adorno antes de meterlas en el horno.

- Si se quieren colgar del árbol de Navidad se puede, bien dejar un agujero en la galleta antes de meter en el horno, o bien hacer un agujero, con mucho cuidado, en la galleta una vez horneada.

- Con tres de las galletas hice una prueba: saqué una forma del centro y la rellené con caramelo de fresa triturado. El caramelo de fresa se funde en el horno al mismo tiempo que se va cociendo la galleta y, cuando se enfría, toma la apariencia de un cristal de vidriera. Este truco se lo vi hacer el otro día a Lorraine Pascale en su especial de Navidad en el Canal Cocina, y la verdad es que queda genial.

Lo dicho, unas galletas bien fáciles de hacer y que seguro volarán de la mesa...