domingo, 23 de septiembre de 2012

Helado mantecado

Sí, lo sé, no es ésta la mejor época del año para hacer helado en casa, pero es que tenía muchas ganas de hacer este helado porque es uno de mis favoritos. Además, ¿quién dice que los helados son solo para el verano?

La verdad es que, después de buscar y rebuscar en la red, encontré una receta que colmó mis expectativas, por lo simple de la receta, por la explicación que da la autora y, sobre todo, por la frase "Este helado de mantecado lo he hecho muchísimas veces, es un clásico en mi casa". Ése, para mí, es un buen indicio de que la receta es buena...jj

El blog de donde saqué la receta es el siguiente: Lola en la cocina, y el enlace a la receta del helado es éste: Helado mantecado. Un blog, por cierto, muy recomendable para los que aún no lo conozcáis.

Aunque me basé en la receta original, introduje algunos cambios que creo que ayudan a conseguir una mejor textura a la hora de elaborar helados en casa: cambié parte de la leche por nata líquida, añadí leche en polvo, y cambié parte del azúcar por azúcar invertido. El azúcar invertido, al contrario que el azúcar normal, no cristaliza, haciendo que el helado quede más cremoso. Preparar azúcar invertido en casa es de lo más fácil, y es muy útil no solo en la elaboración de helados sino también en la elaboración de masas con levadura, porque hace que fermenten más rápido, o en las masas tipo bizcocho, porque hace que el resultado final sea menos seco. Aquí pongo el enlace a la receta: Azúcar invertido.

La leche en polvo añade proteína al helado, lo cual hará que sea más cremoso. Además, al llevar lactosa hace un efecto parecido al del azúcar invertido, es decir ayuda a la no cristalización del helado. Esto es debido a que la lactosa es un azúcar capaz de absorber hasta 10 veces su peso en agua. Además, debido a su poco poder endulzante no hará que tengamos que compensar las cantidades de azúcar.

Otra variación que hice fue la cantidad, ya que hice justo la mitad de la receta original. Aún así me salió cantidad suficiente para unas 12 bolas de helado, aproximadamente.

Helado mantecado

INGREDIENTES:
- 300 ml. de leche entera
- 200 ml. de nata líquida con 35% m.g.
- 3 yemas de huevo
- 135 g. de azúcar
- 40 g. de azúcar invertido
- 30 g. de leche en polvo desnatada
- 25 g. de mantequilla
- Un trozo de corteza de limón
- Un palo pequeño de canela

ELABORACIÓN:
1- Se saca la mantequilla de la nevera y se reserva.

2- En un cazo se baten las yemas con el azúcar y el azúcar invertido. Cuando estén batidas se va añadiendo la nata y la leche poco a poco. Cuando se haya añadido toda la leche se añade la leche en polvo y se remueve bien. A continuación se añaden la corteza de limón y el palo de canela.

3- Se coloca el cazo a baño maría y se remueve con bastante frecuencia. Es conveniente vigilar la temperatura de la mezcla para que no sobrepase los 85ºC, porque si lo hace las yemas cuajarán. Para hacer esto es muy útil un termómetro con sonda.

4- Cuando la mezcla empiece a pegarse a la cuchara se apaga el fuego y se pasa la mezcla a través de un colador a otro bol para que enfríe. Se remueve de vez en cuando para evitar que se forme costra.

5- Cuando esté templada se añade la mantequilla o la manteca de vaca a temperatura ambiente y se mezcla bien con las varillas para que quede bien integrada.

6- Una vez fría hay dos opciones: bien pasarlo a un recipiente apto para congelar y meterlo en el congelador, o bien pasarlo a una heladera para que se forme el helado.

7a- Si optamos por la primera opción, habrá que sacar el helado dos o tres veces del congelador a medida que se vaya congelando para remover con una cuchara y evitar así que se formen cristales.

7b- Si tenemos una heladera (éste es mi caso) lo echamos en la heladera y esperamos a que esté bastante espeso antes de echarlo en un recipiente apto para meter en el congelador. En este caso no será necesario removerlo.

PUNTUALIZACIONES:
- Al contrario de lo que pueda parecer, este helado no se congela hasta el punto de tener que sacarlo con antelación del congelador para poder servirlo. Es bastante cremoso, y es bastante "dócil" a la hora de preparar unas buenas bolas para servirlo, y ésa sí es una característica que yo busco en un helado casero.

- Si no se tiene o no se quiere hacer el azúcar invertido, se pueden añadir 175 gramos de azúcar normal en la receta.

- Aunque hay varios tipos de leche en polvo en el mercado, la más habitual es la desnatada. Las otras tienen tendencia a ponerse rancias muy rápido.

- También se puede sustituir la mantequilla por manteca cocida de vaca, lo que le dará un sabor más intenso a mantecado. Si se usa la manteca de vaca hay que añadirla a la mezcla cuando aún está algo caliente para que se disuelva completamente.

Muchos ourensanos tenemos en mente el recuerdo del helado mantecado de "La Ibense", que se elaboraba allí de manera totalmente artesanal. Aquí pongo la dirección de la nueva heladería La Ibense en A Valenzá (Barbadás) para los nostálgicos que quieran volver a degustar esta maravilla:

Éste que yo traigo hoy, salvando las distancias, intenta parecerse un poco al que se puede comprar allí, aunque si no lo he conseguido igualar del todo no importa. Lo que importa es que este helado está delicioso...

sábado, 15 de septiembre de 2012

Taller de elaboración de conservas artesanales de Bonito del Norte

Esta mañana he podido asistir a un taller de elaboración de conservas artesanales de Bonito del Norte, de la mano de Rubén Amorín (de Ni mata ni engorda) y Lydia Rodríguez.


La verdad es que la idea de hacer este tipo de conservas llevaba rondándome la cabeza desde hace tiempo, pero me echaba un poco para atrás el no ser capaz de hacerlo correctamente y echar a perder una pieza de un buen bonito del norte. Así que, gracias a este curso, creo que ya estoy capacitado para enfrentarme a ese reto...jj

Aquí quedan algunas fotos del evento:







No solo compensa económicamente, sino que además el bonito en conserva hecho por uno mismo es mucho mejor que la mayoría de marcas que podemos encontrar en el supermercado. Y así lo pudimos comprobar al finalizar el taller...


Gracias Rubén y Lydia!!

domingo, 9 de septiembre de 2012

Encuentro de gastrobloggers en O Ribeiro

Ayer sábado tuve la oportunidad de participar, junto con otros gastrobloggers gallegos, en una visita guiada por la bodega del Grupo Reboreda Morgadío, de la Denominación de Origen Ribeiro.


Fue una jornada muy amena y placentera que comenzó con una visita a los viñedos de la bodega, situados en el margen izquierdo del río Miño. Allí Jacob, técnico de la bodega, nos fue desentrañando a todos algunos aspectos relacionados con las uvas que allí se cultivan, algo que agradecemos aquellos que no estamos demasiado familiarizados con el mundo del vino.




A continuación, de la mano de Ana y de Jacob, pudimos conocer las entrañas de la bodega, y también tuvimos ocasión de probar algunos de los caldos que allí se producen, como son el Viña Reboreda (Ribeiro), u otros pertenecientes a este grupo, como el Morgadío (Albariño), como complemento perfecto a unos pinchos de jamón y a unas deliciosas anchoas de Santoña con queso fresco.



A continuación, y después de dar por finalizada la visita a la bodega, subimos hasta la parte alta de los viñedos para degustar una deliciosa comida a base de tapas, preparada por el cocinero Juan Pablo Carral, de la taberna "O Carreiro", de Neda (A Coruña): navajas a la plancha, huevos cocidos, tosta de lomo fresco a la plancha con pimiento de piquillo, tosta de jamón con huevo de codorniz y, el pincho que sorprendió a todo el mundo, y que consistía en brocheta de pulpo y langostino sobre tosta de pan de Neda, con chip de yuca, almeja, champiñones y huevas.


Toda esta comida regada, como no, con los vinos producidos en la bodega Reboreda Morgadío, tanto blancos como tintos.

Y si la comida había sido una delicia, el postre no se quedó atrás, porque pudimos degustar uno de los postres típicos de la Galicia, y del que yo no había oído hablar en mi vida: la prolla. Al parecer es un postre típico de la zona de Coruña (Neda, Pontedeume, etc.) y que os aseguro no tardaré en hacer...jj.

El colofón de la comida lo puso el Alma de Reboreda, un Viño Tostado do Ribeiro. Un vino dulce, aromático, para degustar en pequeñas dosis, acompañando algún plato dulce o por sí solo. Está elaborado de forma totalmente artesanal a partir de uvas pasas pertenecientes a variedades autóctonas de esta denominación de origen. Una auténtica joya que permaneció en el olvido durante muchos años y que, gracias al esfuerzo de bodegueros como estos, se está volviendo a recuperar para deleite de todos nosotros.


Y si a esta comida le sumamos las fantásticas vistas que desde allí teníamos del río Miño, entonces la jornada ya quedaba redonda.


Una jornada muy especial y enriquecedora y de la que tengo que agradecer a Ana y Jacob, de la bodega, por su amabilidad, por sus conocimientos y sobre todo por el cariño que trasmiten al vino; a Juan Pablo, el cocinero, por la maravillosa comida; y al resto de gastrobloggers que me acompañaron en este evento, Loly LLano de O Garfelo, Carmen Albo de Guisándome la vida, Víctor Blanco de O Bandullo, Manuel Bustabad de Vagón de cola, Berta Castro de El sabor de lo dulce, Begoña López de Violetas en mi cocina, Jose Luis Oliveira de As pequenas viaxes (e algo de gastronomía), y Fidel Martín de El turista cultural (esperábamos, asimismo, contar con la presencia de Alfonso López de Recetas de rechupete, aunque esta vez no pudo ser). Pero sobre todo quisiera agradecer a Rubén Amorín, de Ni mata ni engorda, por ser el alma mater de este encuentro y por hacer que este día haya resultado tan agradable.

Aquí queda la noticia de este encuentro que apareció en el Telexornal Mediodía de la TVG (minuto 29):




Buena comida, buena bebida y mejor compañía. ¡¡Que más se puede pedir!!