jueves, 25 de agosto de 2011

Tarta en cazuela

La receta de hoy es la copia de una tarta que fue bastante popular en mi casa hace ya algún tiempo. Fue tan habitual en las sobremesas de los días de fiesta que acabó aburriéndonos un poco, pero eso sí, ahora tenemos una buena colección de cazuelas de barro. No recuerdo exactamente el nombre de la tarta (ni siquiera sé si tenía un nombre...), nosotros la conocíamos como la tarta en cazuela.


Al principio las comprábamos en la pastelería, y de hecho hay al menos un par de pastelerías aquí en Ourense que la siguen haciendo, pero como no parecía muy complicada de imitar decidí hacerla yo mismo, y el resultado fue que pasamos del "Hay que ir a la pastelería (...) a por una tarta de cazuela" a "Manu, harás la tarta de cazuela, no?"...

El caso es que llevaba ya bastante tiempo sin hacerla y hace unos días la hice otra vez por petición expresa de mi madre, puesto que es su favorita y porque eran las fiestas del pueblo (una disculpa como otra cualquiera...)

He puesto la receta tal y como yo la hago, que es como solía hacerla y como vengo haciendo desde siempre, aunque obviamente, como aparecerá después en las puntualizaciones, se puede variar.

Tarta en cazuela


INGREDIENTES:
- 18 sobaos aproximadamente

PARA EL FLAN:
- 1/2 litro de leche
- 1 sobre de flanín "El Niño"
- 40 g de azúcar

PARA LA CREMA CHANTILLY:
- 1/2 litro de nata para montar
- 30 g de azúcar
- 1 sobre de azúcar vainillado

PARA LA GELATINA DE CARAMELO:
- 60 g de azúcar (3 cucharadas soperas)
- 1 vaso de agua (150 ml.)
- 2 hojas de gelatina neutra

Necesitaremos también una cazuela de barro de 20 cm de diámetro.


PREPARACIÓN:
1- Primero se prepara el flan del modo que nos viene indicado en el sobre. Para ello se separa una taza de leche y se vierte el resto en una olla junto con el azúcar. En la leche que está reservada se vierte el contenido del sobre de flanín y se remueve bien hasta que esté completamente diluido y sin grumos (unas varillas pequeñas ayudan bastante a hacer esto).


2- En cuanto la leche está a punto de hervir se añade el contenido de la taza y remueve constantemente con unas varillas hasta que espese un poco. Una vez espese se retira del fuego y se reserva. De vez en cuando se dan unas vueltas de varilla que ayudarán a que enfríe con mayor rapidez y no se forme costra.

3- Mientras enfría un poco el flan, se cortan los sobaos longitudinalmente en dos mitades iguales, es decir, de un sobao normal se sacan dos más estrechos.


4- Se forran las paredes y el fondo de la cazuela con los sobaos, intentando no dejar ningún espacio entre ellos.


5- Una vez forrada la cazuela se monta la nata con el azúcar y el sobre de azúcar vainillado. Una vez hecha la crema Chantilly se vierte en la cazuela y se esparce de manera uniforme. Se cubre esta crema con otra capa de sobaos.


6- Encima de la capa intermedia de sobaos se vierte el flan ya algo templado, se esparce con ayuda de una cuchara o una espátula para que quede liso, y se deja enfriar. Una vez fría del todo se mete en la nevera.


7- Después de haber enfriado bien, y con ayuda de un cuchillo bien afilado, se van recortando los trozos de sobao que sobrepasan los bordes de la cazuela hasta dejarlos todos a la misma altura.

8- Ahora toca preparar la gelatina. Para ello se echan dos cucharadas soperas de azúcar en un cazo y se pone al fuego para que se haga caramelo. Se deja que se tueste un poco sin que llegue a quemarse y ¡¡con mucho cuidado!! se añade el vaso de agua y se remueve bien sin apartarlo del fuego. Mientras tanto, se ponen las dos hojas de gelatina en remojo en agua fría para que ablanden.

9- Una vez vuelva a hervir el almíbar se añade la última cucharada sopera de azúcar y se remueve hasta que se disuelva. Una vez disuelto el azúcar se retira del fuego, se añaden las hojas de gelatina y se remueve para que se integre en el almíbar.

10- Sacamos la cazuela de la nevera y, con mucho cuidado y sin mover la cazuela, se van echando cucharadas de almíbar por encima de todo el flan. El almíbar, al estar frío el flan, se solidificará en seguida, aunque debemos asegurarnos de está sólida antes de devolver la cazuela a la nevera.


PUNTUALIZACIONES:
- Es mejor preparar esta tarta el día anterior, porque así los sobaos se empaparán un poco y no estarán tan secos.

- Los sobaos que yo utilizo son los pequeños, los rectangulares. Por supuesto también se pueden utilizar los grandes cuadrados, aunque para esta tarta los pequeños son más manejables que los grandes.


- Flanín "El Niño" es una marca comercial que pertenece a Maizena. Es que yo he utilizado de siempre porque es el que siempre ha habido en mi casa. Por supuesto se puede utilizar cualquier otro flan de la marca que se quiera o incluso hacer una crema pastelera casera con yema de huevo, leche, azúcar y harina.

- La crema Chantilly (o chantillí) es una crema hecha con nata y azúcar, y aromatizada con vainilla y, como su nombre indica, es originaria de la ciudad francesa de Chantilly. Fue preparada por primera vez en el castillo de esta ciudad por el cocinero francés de origen suizo François Vatel, y es desde entonces utilizada en infinidad de postres.

- La gelatina no es conveniente que esté demasiado tiempo en remojo en agua fría, porque acabará desapareciendo. El fabricante indica que debe estar unos 4 minutos. El peso de cada lámina de gelatina es de 1,6 gramos.


Probablemente algunos conozcáis esta tarta y os traiga recuerdos de infancia como a mí, y otros que no la conozcáis os apetezca probarla. A pesar de lo que pueda parecer, es una receta muy sencilla, eso sí, no apta para dietas hipocalóricas...