sábado, 22 de enero de 2011

Pilaf de quínoa con chorizo vegetariano y puré de boniato

La receta de hoy es una receta Top Chef, y no porque sea un plato laborioso, ni porque requiera una preparación técnica cualificada, sino porque está sacada del concurso televisivo Top Chef, del que me declaro seguidor (aunque no lo sigo tanto como me gustaría...).

Top Chef es un concurso televisivo norteamericano, perteneciente a la cadena Bravo TV, y que en España se emite en el Canal Cocina. En este concurso los participantes, todos ellos excelentes cocineros, exprimen su talento para sacar adelante las pruebas de ingenio a las que los somete el jurado, presidido por el prestigioso chef Tom Colicchio. Otro aliciente que tiene el programa, especialmente para el público masculino, es que la presentación corre a cargo de la modelo, actriz y escritora de libros de cocina Padma Lakshmi.


Con unos concursantes que son excelentes cocineros, las recetas no podían de ser menos que excelentes, como ésta que hoy traigo: Pilaf de quínoa con chorizo vegetariano y puré de boniato.


La receta es de la concursante de la 1ª temporada Andrea Beaman, una entusiasta de la comida saludable y natural.


Aquí está el enlace a la receta original: Quinoa Pilaf.

Pilaf de quínoa con chorizo vegetariano y puré de boniato


INGREDIENTES (para 2 personas):

Para el puré de boniato:
- 1 boniato grande (batata)
- 1/2 cucharadita de curry suave
- 1/2 cucharada de mantequilla
- 1 chorrito de zumo de limón (opcional)
- 1 pizca de sal

Para el pilaf de quínoa:
- 120 g de quínoa
- 1/3 de litro de caldo de verduras o de pollo
- 1 cebolla pequeña
- 1 diente de ajo
- 1 puerro pequeño
- 1 chorizo vegetariano
- Un ramito de salvia fresca
- 1 puñado de arándanos rojos deshidratados
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta negra

PREPARACIÓN:
1- Se lava bien la quínoa en un colador bajo el chorro de agua para sacarle la saponina que la recubre. Se echa en una olla junto con el caldo. Se cuece hasta que haya absorbido todo el caldo (alrededor de 15 minutos). Una vez la quínoa está cocida se apaga el fuego, se deja reposar 5 minutos y se remueve bien con un tenedor para soltarla.

2- Mientras se cuece la quínoa se pela el boniato, se corta por la mitad a lo largo, y se pone a cocer (preferiblemente al vapor) hasta que al pincharlo esté tierno (unos 15 a 20 minutos).

3- Mientras cuece la quínoa y el boniato, se pica fino el diente de ajo, la cebolla y el puerro, y se pochan en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Se añade sal y pimienta negra.

4- Cuando la cebolla esté transparente se añade el chorizo vegetariano desmenuzado (se reserva un poco para adornar el plato ya terminado) y las hojas de salvia bien picadas y se rehoga todo durante un par de minutos.

5- Finalmente se añade la quínoa cocida y los arándanos rojos picados y se mezcla todo bien.

6- Una vez cocido el boniato se tritura junto con la cucharadita de curry, la mantequilla, el zumo de limón y la sal hasta obtener un puré suave.

7- Para presentar el plato se coloca un aro de servir pincelado con aceite de oliva (para que salga sin romper el pilaf) y se rellena con la mezcla de quínoa. Se saca el aro con cuidado y se pone la mitad del puré al lado. Se adorna con una ramita de salvia y el trocito de chorizo vegetariano que teníamos reservado desmenuzado.


PUNTUALIZACIONES:
- Aunque el término pilaf hace referencia inequívoca al arroz (el pilaf es un plato asiático a medio camino entre el cuscús y la paella), yo creo que el término se refiere aquí a la forma de servirlo haciendo una montaña con la quínoa.

- El boniato, batata, patata dulce, camote o chaco (Ipomoea batatas) es un tubérculo de la fimilia de las Convolvulaceae, originario de sudamérica, que también llegó a Europa en el siglo XVI de la mano de Cristóbal Colón. Hoy en día China cultiva el 83% de la producción mundial total.


La patata (Solanum tuberosum) es otro tubérculo, cuyo nombre deriva de la batata, pero no tiene casi nada que ver con éste. La similitud de los nombres se explica del siguiente modo: resulta que el boniato recibe en Haití el nombre de batata. Cuando los españoles, posteriormente, descubrieron la patata en Perú, no vieron ninguna diferencia entre ambos tubérculos y les dieron el mismo nombre (o parecido).
Otra curiosidad del boniato, una variedad de batata de carne anaranjada y dulce, es que cuanto más cerca del ecuador se cultive más cantidad de azúcar contendrá.
Pongo el enlace a la wikipedia para más información: boniato.

- En la receta original el boniato no se cuece, sino que se asa al horno, alrededor de 50 minutos a 190ºC, o hasta que esté tierno al pincharlo.

- Se puede sustituir el puré de boniato por puré de patata si nos gusta más.

- De la quínoa ya he hablado alguna vez, así que también pongo el enlace a la wikipedia para mayor información: quínoa.

- Si se quisiese utilizar arroz en lugar de quínoa también daría buen resultado, aunque ya no sería tan nutritivo.

- Para emplatar he usado unos aros de acero específicos para este fin. Si no tenéis estos aros no pasa nada, no queda tan vistoso pero igual de rico.


- En lugar de arándanos rojos también se pueden emplear otros tipos de frutos deshidratados, como bayas de goji o incluso unas pasas de Corinto. Los arándanos deshidratados los podemos encontrar ya en la mayoría de supermercados (yo los he visto en Carrefour, Mercadona y Eroski), y las bayas de goji ya las venden hasta en las gasolineras (el día que saqué las fotos utilicé bayas de goji en lugar de arándanos deshidratados).

- La receta original incluye también entre los ingredientes unas setas shiitake. Yo no las he usado porque ya sin ellas es un plato bastante consistente, pero supongo que le quedarán muy bien. Y si en lugar de shiitake se usan champiñones pues tampoco pasa nada.

- Se puede usar salvia seca en lugar de fresca, pero hay que tener en cuenta que las hierbas secas dan más sabor al plato que las frescas, así que hay que tener cuidado con las cantidades.


Una receta fácil, totalmente vegetariana, muy nutritiva, y con la que quedar como un top chef...