sábado, 13 de noviembre de 2010

Revuelto de morcilla de León con manzana

La receta de hoy es para mí, como gran aficionado a los revueltos, un lujazo, tanto por poder disponer de morcilla fresca de León (gentileza de Diego y Cris, ¡¡gracias!!), como por lo riquísima que está.


La receta es una mezcla entre la que nos pasó Cristina y otra del libro 22 Minutos del cocinero mallorquín de Canal Cocina Julio Bienert "Julius".


Y digo mezcla porque Julius nos propone en este libro un Revuelto de morcilla de Burgos con manzana (pág. 152-153), y yo lo único que he hecho es sustituir la morcilla de Burgos por morcilla de León, nada más.

Al contrario de lo que pueda parecer, este tipo de embutidos hechos con sangre no son un producto típicamente español, aunque sí sea muy típico en algunas zonas de España, como Castilla y León, Asturias, etc. En Alemania, por ejemplo, también se elaboran las Blutwurst (salchichas de sangre). Aquí en Galicia, a pesar de nuestra tradición de cría de cerdo y de elaboración de embutidos, la morcilla no goza ni de arraigo ni de popularidad.

Parece ser que la morcilla tiene su origen en Grecia. Según Platón (El Mithaïcos), la morcilla fue inventada por el griego Aftónitas, y aparece ya mencionada en la Odisea de Homero, aunque sin mencionar la palabra "morcilla" propiamente, sino que Homero menciona "un vientre lleno de grasa y sangre". Tras la conquista de Grecia por los romanos, éstos tomaron para sí las costumbres gastronómicas griegas. Más tarde, y a medida que los romanos expandían su imperio por todo el continente europeo iban llevando consigo sus costumbres, y en el caso de la Península Ibérica se desarrolló una tradición porcina que aún perdura en nuestros días.

La morcilla es un embutido que se hace principalmente con sangre de cerdo coagulada junto con otros ingredientes. En las morcillas de León, o murciellas en leonés, se añade gran cantidad de cebolla junto con ajo, pimentón, unto (grasa) de cerdo y sal, y, al contrario que la morcilla de Burgos, nunca lleva arroz.

Al contrario de lo que pueda parecer por el ingrediente principal, este revuelto tiene un sabor muy suave y muy agradable, y esta suavidad se recalca todavía más con el uso de ingredientes dulces como la manzana o las uvas pasas.

Revuelto de morcilla de León con manzana


INGREDIENTES (para 2 personas):
- 1/2 morcilla de León
- 4 o 5 huevos
- Una manzana
- Un puñadito de piñones
- Un puñadito de pasas sultanas

PREPARACIÓN:
1- Se pone a calentar un chorro de aceite de oliva en una sartén. Mientras, se quita la piel de la morcilla. Una vez el aceite está caliente se echa la morcilla desmigada y se remueve bien.

2- Mientras se va friendo la morcilla se pela la manzana y se corta en dados de 1 cm. más o menos. Cuando la morcilla lleva unos 5 minutos friéndose se añaden los dados de manzana, las uvas pasas y los piñones, y se vuelve a remover todo bien.

3- Pasados unos 2 o 3 minutos se añaden los huevos y se remueve con una espátula hasta que los huevos estén cuajados.

4- Servir bien caliente.

PUNTUALIZACIONES:
- No es necesario añadir sal, ni pimienta, ni ajo, ni nada. La morcilla ya es suficiente condimento para los huevos. De todos modos, no está de más comprobar el punto de sal antes de servir y ajustarlo si es necesario.

- Se puede usar cualquier variedad de manzana. Yo he usado Granny Smith, que es una variedad que me encanta.


Si pasáis por León (o, como yo, tenéis a alguien que pase por vosotros...jj) no dudéis en llevaros alguna morcilla para casa. Merece la pena...