domingo, 29 de noviembre de 2009

Brownie de chocolate

La receta de hoy es un clásico de la cocina norteamericana que se ha extendido ya por todo el mundo, ¿quién no ha comido alguna vez un brownie de chocolate?


La verdad es que hablar de la receta del brownie (o brownies) es como hablar de la receta de la tortilla, todas se parecen pero no hay una igual a la otra... Puede llevar nueces, uvas pasas, etc, aunque esta versión que presento hoy no lleva nada de eso. Hace un tiempo presenté otra versión de brownie hecho con azukis, y que no llevaba nada de harina. La de hoy es la versión más clásica, y he decidido ponerla porque este fin de semana he vuelto a hacerla después de tenerla medio olvidada durante un montón de tiempo.

Como ya he dicho antes, este es un postre de origen norteamericano, concretamente de la ciudad de Boston, y recibe su nombre del color que le aporta el cacao. Se dice que fue descubierto en 1897 cuando un cocinero encargado de hacer un pastel de chocolate y nueces se olvidó de añadir levadura en la mezcla.

Brownie de chocolate


INGREDIENTES:
- 250 g de margarina
- 350 g de azúcar
- 4 huevos
- 125 g de harina
- 100 g de cacao puro en polvo
- 3 g (1 cucharadita) de levadura sin aluminio
- 1 pizca de sal


PREPARACIÓN:
1- Se calienta la margarina hasta que esté en pomada y se mezcla con el azúcar.

2- Se añaden los huevos uno a uno con ayuda de unas varillas hasta que estén perfectamente incorporados.

3- Se añade la harina tamizada, la levadura y la sal, y se mezcla todo muy bien.

4- Se añade el cacao tamizado y se mezcla todo bien.

5- Se prepara un molde desmontable con mantequilla y harina, y se vierte en él el preparado anterior.

6- Se mete en horno precalentado a 175ºC durante 45 minutos o hasta que al pincharlo con una aguja ésta salga limpia.


PUNTUALIZACIONES:
- Es importante no pasarse en el tiempo de cocción en el horno. Debe quedar seco y casi crujiente por fuera, pero tirando a húmedo por dentro.

- Aunque normalmente a este postre no se le añade levadura, éste sí lleva, lo que le aporta cierta esponjosidad acercándolo un poco a un bizcocho de chocolate.

- Es importante que el cacao sea puro (sin harina) y sin azúcar, porque de no ser así el resultado sería muy diferente. El que yo uso es un cacao de agricultura ecológica que compro en la tienda de Comercio Justo. Cultivado en el Alto Beni, Bolivia, por pequeños agricultores que forman parte de El Ceibo, una organización de Comercio Justo que agrupa varias cooperativas de la zona. Viene en paquetes de 250 g. y su precio es de 2,75€.


La verdad es que es uno de los postres más sencillos de hacer, y con el que todos los adictos al chocolate estarían encantados...

¡¡¡Buen provecho!!!

domingo, 8 de noviembre de 2009

Flan de calabaza

Seguimos con la calabaza, seguimos con otro postre hecho con calabaza, y seguimos con otro postre hecho con calabaza sacado del maravilloso blog i-recetas. La verdad es que me encanta este blog, no solo por sus recetas y por las buenísimas fotos que las acompañan, sino también por todo lo que Pepinho nos cuenta en él. Si aún no lo conocéis os lo recomiendo...

He hecho este flan utilizando los mismos ingredientes que él utiliza, aunque el procedimiento ha sido un poco diferente...


INGREDIENTES:
- 130 g. de puré de calabaza
- 90 g. de miel
- 8 ml. de extracto de vainilla
- 195 g. de leche evaporada
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 1/3 de cucharadita de nuez moscada
- Una pizca de clavo molido
- 1 baya pequeña de pimienta de Jamaica molida
- Una pizca de sal
- 2 huevos medianos

PARA EL CARAMELO:
- 100 g. de azúcar
- 40 g. de agua
- Unas gotas de zumo de limón

PREPARACIÓN:
1- Preparar el caramelo calentando el azúcar con el agua y el zumo de limón y dejando que se tueste, pero sin que se queme. Verterlo en cuatro flaneras individuales y repartirlo por el fondo y las paredes de las mismas.

2- Mientras enfría el caramelo, en un bol amplio echamos el puré de calabaza, la miel, la leche evaporada, el extracto de vainilla, las especias y la sal. Mezclamos todo bien.

3- Añadimos los huevos uno a uno batiendo lo justo para incorporarlos a la mezcla.

4- Repartir la misma cantidad de la mezcla anterior entre las cuatro flaneras.

5- Meter en el horno microondas, a media potencia, con el grill, durante 9 minutos.

6- Dejar reposar dentro del microondas durante 5 minutos antes de abrir la puerta.

7- Sacar del microondas y dejar que enfríen antes de desmoldar.


PUNTUALIZACIONES:
- Este tipo de flanes individuales prefiero hacerlos en el microondas por comodidad (ahorro de tiempo y ahorro de energía). El resultado son unos flanes muy cremosos que no creo que desmerezcan nada a los hechos en horno convencional a baño María (como nunca he probado a hacerlos de este modo no puedo comparar...). Además, mi horno microondas tiene un programa específico (45% de potencia con grill) para flanes, tortillas, etc, que es el que utilizo yo aquí.

- Evidentemente las flaneras para el microondas han de ser de cristal o de cerámica, nunca de metal.

- Es importante el reposo dentro del microondas después de la cocción para que así terminen de cuajar bien. De lo contrario podrían quedar crudos por el centro.

- Si no tenéis horno microondas, o preferís el método tradicional, os pongo el enlace a la receta de Pepinho: Flan de calabaza, para que sigáis sus indicaciones.

- Como ya he dicho en la receta del Cake de calabaza (que también he sacado del blog i-recetas), yo prefiero cocer la calabaza al vapor en lugar de asarla en el horno, porque el resultado es practicamente el mismo, pero en la mitad de tiempo. Para preparar el puré de calabaza al vapor solo hay que pelarla, quitarle las semillas, cortarla en dados grandes y ponerla en la bandeja del hervidor al vapor para que se cueza durante unos 20 ó 25 minutos. Una vez cocida, se machaca bien y se pone a escurrir (cuanto más tiempo mejor) en un colador amplio para que suelte la mayor cantidad de agua posible, y ya está listo para ser usado.


La calabaza butternut (Cucurbita moschata) es una hortaliza muy versátil en la cocina porque permite la preparación de todo tipo de platos: dulces, salados, cremas, panes, etc. Aunque es una hortaliza de temporada (octubre, noviembre,...), la podemos encontrar todo el año en el supermercado, así que no hay excusa para usarla todo el año. Además, tiene vitaminas A y C, betacarotenos, minerales (magnesio, manganeso y potasio) calcio, fibra, y ácidos grasos Omega 3 y 6, y tiene muy pocas calorías.

Ya iré poniendo más recetas con calabaza a medida que vaya probando cosas nuevas...