lunes, 30 de marzo de 2009

Catando el queso D.O. Arzúa-Ulloa


Ayer, después de 22 días de maduración en mi nevera, llegó por fin el momento de catar el queso que me traje del taller de elaboración de quesos para editores de blogs, que tuvo lugar el día 7 de marzo en la quesería Arquesán, en Touro (A Coruña), impartido por Nino Pereira, de la quesería Bama.

El peso resultante final de la pieza fue de 465 grs., después de haber ido perdiendo humedad a causa de la maduración. Como se puede apreciar, la corteza tiene el típico color amarillo característico en este tipo de queso.


Una vez cortado se comprueba una vez más que su aspecto es el típico de los quesos de esta denominación de origen, con algunos pequeños ojos.




En boca tiene una textura cremosa propia de este tipo de queso,pero con un marcado sabor salado (el motivo de este sabor fue el hecho de trabajar con una cantidad tan pequeña de leche, que hizo que fuese difícil de calcular la cantidad de sal a añadir), aunque dentro de los límites de lo comestible. Se puede pues afirmar que las propiedades organolépticas de este queso, exceptuando el sabor salado, son las propias y características de los quesos de esta D.O.

Para acompañar el queso, hice un delicioso pan de cerveza, del cual pondré la receta próximamente. El queso y el pan aún algo templado me recordaron a la cata de quesos que realizamos aquel día en la quesería, donde también pudimos acompañar el queso con un pan hecho en la panadería que está cerca de la quesería, y que también llegó a la mesa algo caliente.


Todo ello acompañado de unos buenos embutidos, una buena cerveza (esta vez le tocó el turno a una Alpirsbacher Klosterbräu Weihnachts-Bier), y de mejor compañía, hicieron de la tarde de ayer una tarde de domingo más "casera" que nunca...

No hay comentarios:

Publicar un comentario