lunes, 26 de enero de 2009

¡¡Qué buena pareja hacen...!!

Esta frase que se aplica tan habitualmente a aquellas parejas que, a priori, parecen complementarse perfectamente, me sirve hoy a mí para hablar de una pareja que a mí me cae muy bien. Pero esta vez no se trata de dos personas, sino de dos bebidas que combinan francamente bien: ginebra y tónica.

Sí, hoy voy a hablar de mi cóctel favorito, y el de muchas personas más: El Gin&Tonic.

Para empezar, podemos empezar por el nombre mismo del cóctel, el cual, si se escribe con el simbolito & (and) en el medio, se debería leer "gin and tonic", con la conjunción, y no sin ella, como es habitual en España.

Ginebra.

Esta bebida alcohólica fue inventada en el siglo XVII por Franciscus Sylvius de la Boeel, un profesor de medicina de la Universidad de Leiden (Holanda). Este médico estaba intentando encontrar un remedio contra los cálculos biliares y afecciones renales, y utilizando alcohol obtenido de cebada, centeno y maíz con granos de enebro (parece ser que el nombre gallego de esta planta es zimero o nebro, pero tengo mis dudas de que sea así, por lo que, mientras nadie me corrija, seguiré llamándole enebro) obtuvo un nuevo preparado al que llamó "Genièvre" (enebro en francés), "Jenever" en holandés, y que se convirtió en "Gin" en inglés. Los granos de enebro (enebrina) son los que dan su sabor característico a la ginebra.

Enebro (Juniperus communis)

La ciudad holandesa de Schiedam fue la cuna de esta bebida, y Holanda fue durante mucho tiempo el principal productor de ginebra. Después se hizo muy popular en las Islas Británicas, llegando incluso a darle el nombre de London Dry Gin al estilo más popular de ginebra, que como seu nombre indica, es más seca que el estilo holandés Schiedam o Hollands.

Tónica.

Esta bebida, tal y como hoy la conocemos, es decir, carbonatada, fue inventada por Johann Jacob Schweppe, empresario alemán nacido en 1740 y creador de la marca Schweppes. Parece ser que a este hombre le gustaba investigar los efectos del aire en el agua. Schweppe estableció en Londres una fábrica de refrescos y agua de soda. Años más tarde se le ocurrió añadir quinina a este agua de soda con lo que apareció el agua tónica. Curiosamente, este hombre murió en la ciudad suiza de Ginebra...

Pero, ni Schweppe fue el primero en investigar los efectos del aire en el agua (fue Joseph Priestly, un investigador inglés, unos años antes), ni fue el primero en usar la quinina como condimento en una bebida. Me explico.

Se dice que fuimos los españoles los primeros en usar la corteza del quino (Cinchona pubescens) como remedio contra la malaria, aunque los incas ya conocían las propiedades terapéuticas de este árbol. Aconteció alrededor de 1630 cuando Ana de Osorio, Condesa de Chinchón, esposa del virrey del Perú, enfermó de malaria (fiebre), y curó gracias a la ingesta de un preparado que contenía quinina. Si os fijáis en el nombre científico del árbol de la quina (quino) que mencioné antes, aparece la palabra Cinchona, que hace referencia a la condesa de Chinchón. Y otra curiosidad, el árbol de la quina aparece en el escudo de armas oficial del Perú, porque este país es uno de los principales productores de quinina del mundo. Parece ser que este árbol está entrando en el poco afortunado grupo de las especies en peligro de extinción.

Árbol de la quina (Cinchona pubescens)

La quinina, conocida por aquel entonces como "polvo de los jesuítas" o "polvo de la condesa" (no seáis mal pensados...jj) pasó bastante tiempo desapercibida, a pesar de haber curado a tan ilustres personajes como la anteriormente mencionada Condesa de Chinchón, o Carlos II de Inglaterra, que también se benefició de las propiedades de la quinina en 1679 para curarse de la "fiebre". No fue hasta la década de 1820 cuando los oficiales del ejército inglés destacados en la India mezclaron agua, azúcar y quinina para prevenir la malaria, fabricando así la primera agua tónica india. Y para hacerla más agradable de beber, le añadieron un poco de ginebra, creando así el primer Gin&Tonic de la historia.

¿Cómo se prepara un Gin&Tonic?

Evidentemente, en esto de los cócteles, influye sobre todo el gusto de cada uno, y como todo el mundo sabe, sobre gustos no hay nada escrito. Lo que sí es cierto es que siempre deben aparecer los dos ingredientes de los que hemos hablado antes: ginebra y tónica. Ahora bien, ¿cuál es la mejor ginebra y la mejor tónica para preparar este cóctel? Vuelvo a repetir, eso va en el gusto de cada uno. En lo que sí parece estar todo el mundo de acuerdo es que no se dede utilizar nunca el zumo de limón, porque los ácidos de éste reaccionan de manera inmediata con el bicarbonato de la tónica haciendo que enseguida se quede sin fuerza. Para darle un toque cítrico debe emplearse sólo la piel del limón (mejor si está verde) o de la lima.

En cuanto a las proporciones para hacer un Gin&Tonic perfecto podemos tomar como referencia las aportadas por Joaquín Fernández, coctelero del Pub Dickens de Donostia, que fue el vencedor del I Campeonato Nacional de Gin&Tonic y 2º clasificado en el Campeonato Mundial de Coctelería que se celebró en Japón en el año 2000, así que de esto algo debe saber...

INGREDIENTES:
- 8 cubos de hielo macizo y sin cloro (de agua mineral o desionizada)
- 2/10 partes de ginebra
- 8/10 partes de tónica
- 3 láminas finas (twist) de limón verde.

PREPARACIÓN:
1- Poner el hielo en la copa o vaso ancho (¡¡nada de vaso de tubo!!) y realizar dos twist de limón rascando con dos pinzas de hielo la tira de piel para posteriormente enroscarla sobre si misma.

2- Escanciar la ginebra, y a continuación, muy suavemente la tónica.

3- Remover un par de veces con cucharilla larga y aromatizar con el último twist de limón.

4- Disfrutar.

Aquí os pongo un enlace a un artículo de Raimundo García del Moral para Lo Mejor de la Gastronomía, en el que podéis leer un artículo completo sobre el Gin&Tonic y ver las fotos de Joaquín Fernández preparando este cóctel: Gin Tonic: una bebida mítica.

Yo uso la Tanqueray nº10 combinada con tónica Fever-Tree.

La Tanqueray nº10 (también conocida como T-10) es una ginebra inglesa de lujo, que se presenta en una hermosa botella estilizada de 70 cl. Está elaborada a base de cítricos recién recolectados y otras frutas seleccionadas a mano, como pomelo, naranja y lima, mezclado de manera armoniosa con granos de enebro y realzado con un ligerísimo toque de camomila. Tiene una gran suavidad y frescura a pesar del 47,3% de graduación alcohólica. Una ginebra que va perfecta tanto para preparar un buen Gin&Tonic como un perfecto Dry Martini.
Aquí os pongo el enlace a la página de Tanqueray por si queréis echarle un ojo.


La Fever-Tree es una tónica Premium Indian, aunque fabricada en Inglaterra. Está elaborada con ingredientes totalmente naturales: quinina natural procedente de plantaciones de árbol de la quina de Ruanda (fever tree es el árbol de la quina en inglés, de ahí el nombre de esta tónica), azúcar de caña, agua mineral, ácido cítrico y ralladura de limón. No contiene ningún tipo de edulcorante, aromatizante, colorante o conservante. Hace una pareja perfecta con la Tanqueray nº10 para la elaboración de Gin&Tonic.
Hasta ahora, que yo sepa, en España sólo se podía comprar en el Club del Gourmet de El Corte Inglés, pero yo ya la compré en Haley y en Gadis. Se presenta en botellas de 20 cl., y su precio anda por 1,35€ la botella.
Aquí os pongo el enlace a la página de Fever-Tree por si os interesa.


Ya os digo, ginebras hay muchas y muy buenas, y tónicas las hay para todos los gustos, sólo es cuestión de probar. Aquí os pongo un enlace a un estupendo blog donde podéis ver una colección de ginebras y tónicas de alta gama que resultarían excelentes para preparar un Gin&Tonic perfecto: elitista.

Y ya que estamos con el Gin&Tonic, comentar una curiosidad. Hace unos días encontré en una tienda de esas de delicatessen un chocolate con sabor a Gin&Tonic (o eso es lo que pone el paquete).


Después de probarlo, decir que es un chocolate que está muy rico, pero yo no le encuentro el sabor a Gin&Tonic, la verdad. Tiene, junto con el sabor del chocolate con leche, un sabor a limón muy agradable. No es nada amargo, que es lo que yo esperaba, puesto que tanto el chocolate como el Gin&Tonic comparten esa característica, aunque se trata de dos amargores diferentes, por supuesto.

Es de la marca Cacao Sampaka, marca catalana de chocolate de calidad, que ofrece dentro de la misma gama otros chocolates con diferentes sabores, como mora, frambuesa, café, etc. Se presenta en dos tabletas de 50 grs. cada una.



Y ya para concluír: Ferran Adrià, en su ponencia en Madrid-Fusión de hace un par de años, afirmó que el Gin&Tonic es la bebida preferida de los cocineros. No sé si hizo una encuesta entre todos los cocineros, pero lo que es seguro es que este cóctel va ganando adeptos cada día...

Aquí pongo el enlace a otro post que habla sobre gin&tonic en este mismo blog: Be aware of the dog...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada